VISITA AL GUAZÚ thumbnail

VISITA AL GUAZÚ

  ·   Ir a comentarios

Teníamos noticias de la pesca de pejerrey que se estaba dando en el río Paraná Guazú, pocos, pero grandes…

POR VÍCTOR DE VÍCTOR

Muchas eran las expectativas previas a la planificación de este relevamiento. Es mi pesca de pejerrey preferida, en un ámbito que requiere preparación, destreza y atención. Y a esto se sumó la presencia de mi hija Verónica, con su hermosa compañía y muñeca avezada en la pesca si las hay.

EL MEJOR ESCENARIO

Tomarse la tarde del viernes para empezar la pesca del fin de semana es algo lindante a la gloria. Así que luego del mediodía, enfilamos hacia el anexo Paraná Guazú del Club de Pescadores, sito en la margen entrerriana del río homónimo.

Llegamos al Complejo Ferrovial Zárate-Brazo largo. Como de costumbre hicimos una parada en “La Estación del Pescador” de nuestro amigo Tono Ciliberti en procura de la mejor carnada que se ofrece en la zona, excelentes mojarras.

LA ISLA BONITA

SI bien el otoño ya hizo de las suyas, el ámbito bucólico del Guazú es hermoso, aún cuando los ocres y amarillos ya han desplazado al verdor estival.

El predio es muy funcional para el pescador y su familia, con todo lo que se necesita para un fin de semana a toda pesca y naturaleza.

Nos registramos y sin mayor apuro entre mate y mate armamos los equipos. Con la tarde yéndose nos dispusimos a realizar los primeros intentos. El plan consistía en intentar dar con los pejerreyes del atardecer y de la noche, puesto que años atrás me he llevado una grata sorpresa con esta práctica crepuscular.

La imagen del atardecer isleño compensó todo el stress acumulado durante una intensa semana de trabajo.

Si bien estábamos anoticiados, nos llamó la atención de la permanente presencia de verdaderas islas de camalotes, repollitos de agua y otras hidrófitas, lo que obviamente complica la tarea, en especial a esta pesca en la que se utilizan líneas con varias boyas y anzuelos.

EXPECTATIVAS CONFIRMADAS

Armamos aparejos con líneas confeccionadas con boyas flúo, son las que mejor se ven, lógicamente, al amparo de la luz artificial del muelle.

La noche fue lentamente ganándole terreno al atardecer y la pesca respondió a lo que esperábamos. Capturamos un par de buenos pejerreyes a modo de aperitivo para comentar durante el asado y así esperar el sábado.

BIEN TEMPRANO

Al amanecer nos levantamos con el despertador natural de la isla, las aves anunciaban el nuevo día y nosotros, desayunamos junto al río para empezar la jornada de pesca con energía.

LOS EQUIPOS

Utilizamos cañas de 4 m. acompañadas de reeles frontales cargados con multifilamento Climax de 0,12 mm. Las líneas, especiales para el Guazú, tal como se detallan en el siguiente esquema. Señalando particularmente la efectividad de la boya puntera lastrada que por lo general acredita la mayor cantidad de piques.

MUY DIFÍCIL PESCA

Se sabe que la pesca de pejerrey en el Guazú es muy laboriosa, y que esta especie se caracteriza por “pasadas” que hay que saber aprovechar, armados de paciencia y sin desesperar. Hay que caminar, caminar, caminar, y rotar, para una vez más volver a empezar. Y no frustrarse ante la falta de actividad, porque en determinados momentos, se producen las mencionadas “pasadas” y si las aprovechamos bien, en minutos se puede hacer la pesca.

Pero en esta ocasión, la ausencia total de viento, una temperatura ajena a junio cercana a los 20 grados y el eterno camalotal que en estos momentos está viajando en el río Paraná, pusieron coto a nuestro entusiasmo. Una actividad casi nula demandaba poner los cinco sentidos al servicio de la pesca, tratando de capitalizar el pique al máximo.

Lo importante es estar siempre atentos y seguir algunas pautas a modo de recomendaciones que siempre mencionamos al final de nuestras notas realizadas en este ámbito (*). Se trata de un pejerrey muy activo y fuerte que nada en contra de la corriente de un caudaloso río como el Paraná y si no capitalizamos el pique es muy difícil que el pez vuelva sobre nuestras carnadas, por ello insistimos con la rápida respuesta y obviamente con la atención.

Tal vez la precisión de Vero y mi suerte le dieron respiro de alivio a este relevamiento. La captura de unos cuantos pejerreyes en un día nulo así lo expresa.

FIN DE FIESTA

Cerca de las 17 decidimos terminar la aventura de fin de semana. Precisaba un rato más de luz para procesar los pescados para un prolijo retorno, dado que con el pejerrey del Guazú hacemos una responsable excepción dándole a la pesca un buen destino de delicias gastronómicas.

El día llegó a su fin y nosotros nos preparamos para la vuelta a casa, recreando en la charla del regreso algunas de las emociones vividas en una experiencia de pesca brillante.

(*) RECORDANDO ALGUNAS SUGERENCIAS

La caña: debe ser liviana. En la pesca de pejerrey en estos muelles se camina mucho durante todo el día. El uso de una caña pesada complicaría nuestra tarea.

El reel: acorde a la caña, preferentemente cargado con multifilamento o en su defecto con nylon embebido con flotalíneas para optimizar la clavada.

La tensión del sedal: debe ser la justa, de estar muy tenso, la línea trabajará mal y “flamearán” las carnadas, y si lo dejamos muy flojo, provocará la formación de una excesiva “panza”, tan incómoda en el momento de la clavada.

Uso de munición partida: elemento tan sencillo como fundamental, neutraliza el efecto de la correntada lastrando la brazolada, permitiendo así que la misma trabaje correctamente.

Presentación y calidad de la carnada: las mojarras deben tener la medida adecuada, medianita para este caso. El filet debe cortarse bien delgado y en forma de banderita, el dardo del anzuelo tiene que estar siempre al descubierto, nunca tapado por la carnada, sea el cebo filet, isoca, mojarra, etc.

Estar siempre atentos a la evolución del río y a los cambios de dirección del viento.

Actitud Guazú: el pejerrey del Guazú no suele dar segundas oportunidades. En este río el agua corre siempre y por lo general en esta época del año las flechas van en contra de la corriente. Si erramos la clavada o desatendemos el pique es difícil que ese mismo pez vuelva sobre esa misma carnada. La actitud se resume en atención, concentración, optimismo y sobre todo… perseverancia!

AGRADECIMIENTOS

A mi hermosa hija Vero, excelente pescadora y gran compañera de pesca. La magia está intacta.

A Tono Ciliberti – LA ESTACIÓN DEL PESCADOR – Ruta 12 y 193, a metros del peaje Zárate – Brazo Largo en la estación de servicio YPF – Carnadas durante todo el año – Artículos de pesca – Excelente atención y asesoramiento.

TECH TACKLE – Fishing Evolution – www.techtackle.com.ar, por acompañar a todos nuestros proyectos.

Al CLUB DE PESCADORES, por la gentileza de siempre – www.club-pescadores.com.ar

readers comments
  1. MIL on junio 23rd, 2019 16:35

    Hermosa nota!!!!! Felicitaciones!

  2. admin on junio 24th, 2019 16:02

    NdelaR: Muchas gracias!

  3. Reynaldo on junio 24th, 2019 10:32

    Sacaron oro. Estuve en el Keidel y entre tres sacamos uno solo pescando todo el sábado. Eso si, grande. Saludos y muy buena la nota.

  4. admin on junio 24th, 2019 15:59

    NdelaR: Estuvo difícil de verdad. Gracias por comentar!

  5. Claudio on junio 25th, 2019 16:05

    Un día espectacular con buenos condimentos, el entorno, la compañia y el logro. Momentos únicos. Felicitaciones

  6. admin on junio 25th, 2019 16:18

    NdelaR: Muchas gracias Claudio!!! Un abrazo.

  7. Loco del peje on julio 5th, 2019 10:24

    Es complicado el Guazú, pero siempre vale la pena. Muy bueno el sitio y las notas.

  8. Oscar Viegas on julio 13th, 2019 22:23

    Muy buena y completa nota, siempre es difícil la pesca en la zona, lo hice una vez y cuesta. Pero Víctor, por las fotos te fue muy bien saludos !!!

  9. admin on julio 15th, 2019 07:58

    NdelaR: Hola Oscar! Hay mejores días… Saludos!




512 views