EXPERIENCIA “TARUCHEROS” thumbnail

EXPERIENCIA “TARUCHEROS”

  ·   Ir a comentarios

Para los que no conocen, “Tarucheros” es un grupo de Pescadores en Kayak que hace muy lindas travesías, buscando principalmente a nuestra querida tararira sin despreciar obviamente a las demás especies cazadoras…

POR WALTER GASTALDI

Siempre están pescando con artificiales en Baitcasting, Spinning y también Fly buscando esos lugares prácticamente inaccesibles para el resto de los mortales, donde se respira naturaleza, libertad y aventura.

Muy gentilmente me invitaron a participar de una de sus travesías, obviamente acepté de inmediato, éramos 9 en total: Crisis, Lucho, Braian, Mariano, los hermanos Maxi y Ema, Agustín y Waali, lo que más me “volaba” es que nunca me había subido a un kayak en mí vida. La pesca pasó a segundo plano, toda mi preocupación era manejarme con la embarcación. Crisis Acosta, mi lazo con el grupo, me trajo tranquilidad, él se ocuparía de todo, kayak, chaleco, y también de darme un pequeño curso acelerado.

La travesía original era el viernes hacer noche en las cercanías de San Pedro, el sábado al alba un Tracker nos llevaría hacia el delta hasta algún recóndito punto de partida donde las lanchas no pueden entrar por la escasa profundidad, y desde ahí comenzaría la travesía por el sin fin de arroyos, canales y bañados, pescando todo el sábado, haciendo campamento en alguna isla con fogón y toda su ceremonia, y seguir pescando durante todo el domingo hasta volver al punto de partida donde el Tracker nos llevaría a puerto nuevamente.

Pero dije que era la idea original, la que lastimosamente se vio truncada por un pronóstico climático que no quiso cambiar, actualizamos la salida para sólo el domingo y sin Tracker, así que el sábado a la noche estuvimos allá, se compartió un regio asado hecho por Maxi, y nos fuimos a dormir.

A las 3 nos despertó una bruta tormenta que pudo hacer peligrar toda la jornada, estuvimos en vela esperando ver que pasaba y recién para las 7 calmó. Salimos para el río. y armamos todos los kayak bajo una débil llovizna, ayudé y presté mucha atención en el armado del que iba hacer para mí y así tener control de donde estaba cada cosa y de las ultimas indicaciones. A las 9 estaba sentado por primera vez en un kayak y a punto de cruzar el Paraná, toda la emoción, las ansias y la adrenalina recorriendo mi cuerpo.

Una vez cruzado el río, nos adentramos en un canal que a los pocos metros estaba cortado, hubo que hacer costa, subir los Kayak, arrastrarlos por la tierra unos cincuenta metros, para luego volverlos al agua y a seguir remando por un canal muy angosto de olor putrefacto. Lo habremos recorrido por unos 3 km. y salimos a un arroyo más amplio, limpio y profundo. A este curso había que hacerle otros 3 km. para llegar al primer point de pesca, el cual no estaba en las mejores condiciones por el agua que trajo el Paraná, más las recientes y abundantes lluvias estaba muy desbordado, era todo un mar de Agua, el cual dispersa a las tarariras dando canchas demasiado grandes.

Nos separamos para ver si las encontrábamos, y no fue fácil, algunos ataque sfallidos por la vegetación, todos campos inundados, pero estábamos en el camino correcto.

Estar, estaban, era sólo cuestión de embocar el ataque en un hueco de menos vegetación, la profundidad era escasa, y nos bajamos de los kayak paraa vadear. Agustín tuvo como diez ataques hasta que logró concretar la primera, yo, otro tanto. Estábamos cerca uno del otro, el resto estaba repartido por todo el bañado.

Cambié la rana de goma que tenía por una Bad line modelo paseante que es más larga que el resto de sus parientes, y para mí, iba a tener mucho mejor resultado, al ser más larga y hundirse un poco de cola las tarasriras tendrían más chances de poder agarrarla y así fue. En el primer ataque pude concretar la captura, una muy linda y robusta.

Seguimos insistiendo pero los ataques desaparecieron, cambiamos de sector siguiendo en la modalidad de vadeo y nada… Empecé a otear toda la zona y vi un sector prometedor, hice uso del kayak y me acerqué con toda comodidad, entré remando muy despacio, me acomodé y al primer tiro tuve ataque violentisimo, clavé y me dio vuelta el kayak 180 grados, el pez empezó a remolcarme, me llevó como 50 m. hasta unos juncales donde hizo pared el Kayak y ahí la pude sacar, era una de las lindas, y mi primer tararira arriba de un Kayak.

Volví al punto de origen, hice otro tiro un poco más atrás del que había hecho, y tuve otro ataque, está vez era una chicuela que apenas movió el Kayak, dos tiros, dos capturas, y dije: “están acá”. Le hice señas a Agustín para que viniera, y lamentablemente no hubo más respuestas, seguimos al vadeo por las inmediaciones, y nada, hasta que nos llamaron para almorzar.

Una linda juntada de almuerzo en el agua, donde se decidió ir hasta un lugar no muy lejano que solía rendir. Era un terraplén que hacia de aguante al agua y tal vez no estaría tan desbordado. Al llegar al ingreso del mismo estaba tapado por un denso colchón de repollos de agua y ahí tome dimensión del dicho “remar en dulce de leche”, fue un desgaste tremendo pero llegamos a ese terraplén.

Del otro lado el panorama era igual, muchísima agua, igual lo empezamos a recorrer, pero los ataques seguían ausentes, lo caminamos bastante hasta una parte en la que el agua pasaba por arriba del terraplén formando una corredera tentadora, de inmediato cambiamos los señuelos para este tipo de condición: Crancks , Minnows, y los ataques de doradillos no se hicieron esperar. 

Los chiquitines nerviosos saltarines y agigantados en la corriente se liberaban de los engaños, a manos de Crisis salió el primero y Braian sacó otro, los únicos dos, y en esa corredera me asombró el ataque de un linda tararira que estaba cazando fuera de su zona de confort.

El resto de la tarde transcurrió parejo con muy pocos ataques, Crisis coronó el día con una señora tararira de más de 3 kg. Después de esa belleza, emprendimos la retirada dado que había una larga vuelta por remar.

Así transcurrió mi “Experiencia Tarucheros” un grupo de buena gente, me hicieron sentir uno más de ellos. Por suerte me desenvolví mejor de lo que esperaba, con que no me tuvieran que andar esperando me conformaba, y así fue, este tipo de embarcación es una herramienta invaluable para llegar a todos los lugares, y seguro habrá más salidas con estos genios del Kayak.

readers comments
  1. Matias on enero 8th, 2019 20:56

    Excelente relato Walter querido. El kayak es muy bonito para el taruchero… Saludos amigo.




153 views