TARARIRAS CON SABOR AMARGO thumbnail

TARARIRAS CON SABOR AMARGO

  ·   Ir a comentarios

Después de varias buenas pescas de tarariras en cantidad pero no en tamaño, me planteé la consigna de ir a buscar las buenas…

POR WALTER GASTALDI

Por lo tanto empecé a recabar información de conocidos por toda la provincia de Buenos Aires, y mi amigo Simón Pérez me contó que hay un arroyo cerca de Junín en el que “se despertaron” las grandes.

Así que sin otro dato más fírmeme organicé para ir. Pusimos fecha el sábado 17 de marzo. Me acompañaron Josi Mizrahi, Esteban Krikorian, Salomón Rondan y Simón a quien levantaríamos en Salto.

Salimos muy temprano. A las 2 y 30 AM ya estábamos en camino, en total son 360 km. incluyendo el tramo de tierra, y quería llegar al amanecer, ya que del mediodía en adelante estaba pronosticado lluvia, por lo que había que sacarle buen jugo a la mañana… por las dudas. 

Al llegar, el lugar me encantó, un hermoso arroyo serpenteante de aguas calmas con fondo de tosca, sin vegetación, lo que hace que las peleas sean más plenas.

Preparamos los equipos y bajamos hacia la orilla, ya que si bien el curso tiene agua, está muy bajo y encajonado entre barrancas.

Al acercarme a la costa ya oteando el sitio en donde iba a poner el señuelo, vi en el suelo más de 30 cabezas de tarariras. Se me vino el alma al piso, una imagen Dantesca, pero estábamos ahí, había que pescar, y pasarlo lo mejor posible.

Pensé en alejarme de ese sitio tan castigado por lo cercano al camino, como suelo hacer siempre, pero volví a observar el arroyo y vi una saliente de piedra a metros de la orilla que me interesó.

Me tentó el lugar, tiré un poco pasado para que cuando llegue a la saliente el señuelo ya esté trabajando en la profundidad correcta. Cuando llegó a ese punto se produjo un ataque, fue tímido, pero fue ataque. Sé que no llegó a “pincharse” por eso insistí, y al tercer tiro se le tiró con más ganas y la pude clavar. Explosión tremenda, pocas veces vi salpicar tanta agua, que manera de ”zapatear”!, no la podía ver aún pero sabía que era lo que había ido a buscar y recién empezaba.

Logré subirla a la costa y era un hermoso ejemplar de 3 kg., que más podía pedir! (si ya se una más grande) pero con eso me bastaba.

Empecé a “patear” arroyo arriba, Simón me acompañaba por la misma costa, Krikorian por la costa de enfrente, y Josi y Salomón se quedaron cerca del auto.

Caminamos un poco, empezamos a castear y era increíble, prácticamente en cada tiro había un ataque, no se le tiraban con muchas ganas, por eso se erra mucho, pero la actividad era intensa y cuando clavábamos, las tarariras eran de 2,5 a 2,8 kg., menos de eso salían pero pocas.

Era un deleite para el estreno de la nueva caña Gozio xXx de 8/14 lb., los tamaños que quería con la herramienta ideal.

Simón pescaba al lado mío codo a codo, y “Kriko” enfrente también hacía explotar el agua. Qué pesca estábamos teniendo!!!

Seguimos caminando y nos encontramos con Pablo Broglio y su novia Yesica Ortega, una linda pareja pescadora, oriundos ellos de Pergamino, que también estaban a caña doblada (más ella que él, jajaja). Excelente la pescadora, ambos en Baitcasting y obviamente haciendo devolución de sus numerosas capturas. Intercambiamos saludos, charlamos un rato, y seguí la caminata.

Pero el escenario empezó a cambiar, aguas arriba se empezó hacer muy playo y los piques disminuyeron abruptamente, pegamos la vuelta y donde estaba más profundo se daban los ataques. Probé varios señuelos, para destacar el Fat Boy de Norman y el Shifty Shad de Strike Pro. De superficie obviamente probé bastante sin un sólo ataque, pero todo cambió cuando empecé a “rascar” el fondo con las gomas, se duplicó las cantidad de ataques y de capturas. Los tamaños seguían siendo de ensueño, puse varias Yum, pero como siempre la estrella es la Gozio Soft.

Ya estaba más que satisfecho con la pesca cuando se me dio por ver la hora. Ya era las 11 y 30, que felicidad! Empezamos a volver hacia el punto de partida para descansar y comer.

A medida que nos acercábamos nos íbamos cruzando con más pescadores que eran de los no deportivos. Al divisar el camino ya pude ver más de diez vehículos. Cuando llegamos estaban Josi y Salomón felices por la pesca realizada, y ni se habían movido del mismo lugar. Eso me puso a pensar, ahí cerca del camino, lleno de cabezas cortadas y seguía un pique tremendo, el fondo de ese arroyo sería una alfombra de tarariras. Una lástima que la gente no cuide.

Comimos de entrada un salame casero hecho por “Kriko” y seguimos con un buen vacío a manos de Salomón.

Inmediatamente de terminar encaramos arroyo abajo, a unos metros nomás del otro lado del puente hice los primeros tiros y saqué cuatro hermosos ejemplares. Pescar así, cerca de tanta depredación estaba fuera de todo pronóstico.

Como es mi costumbre empecé la caminata, Simon y “Kriko” acompañaban, y otra vez Josi y Salomón se quedaron ahí nomás fieles a su estilo.

La pesca siguió transcurriendo de la misma forma, un poco más en unos sectores, un poco menos en otros, pero sin dejar de ser sorprendente.

A las 15 y 30 empezamos a volver despacito al lugar de inicio, donde estaban nuestros amigos. “Bueno, vamos”, les dije – y mientras juntaban las cosas hice ese último tirito y fue otra hermosa de 2,8 kg. como para despedirme.

Seguían llegando coches y muchos preparados a pasar la noche, en la caminata de regreso podía ver con todo el dolor del alma conservadoras y bolsas llenas, una pareja estaba pescando y la mujer sacó un monstruo que rondaría los 4,5 kg, Josi se les acercó y les empezó a explicar que hay leyes, que se permite sólo 3 tarariras por pescador, pero parecía que les estaba hablando en chino, lo único que repetían era “mire que no las desperdiciamos, las comemos” – Y Josi con toda genialidad les dijo: “pero hay leyes, un chorro te afana el stereo del auto y no lo desperdicia, lo vende y lo hace plata, pero está mal, hay que respetar las leyes”, lamentablemente ni se inmutaron.

Nos fuimos del lugar con sentimientos desencontrados, felices por haber hecho un pescón memorable y tristes por lo visto en el lugar, y después le suelen echar la culpa a las publicaciones del Facebook que revelan los supuestos lugares secretos. En definitiva, muchos de esos pescadores en el fondo no son culpables, no conocen que existen leyes sobre la pesca, hay que hacer más campañas desde los distintos municipios, clubes de pesca, y sin dudas, sobre todo, deben de haber controles policiales locales y rurales. Esperemos que esto se pueda revertir en un tiempo no muy largo, cada uno tiene que aportar su grano de arena en transmitir y educar en lo posible, el que quiera oir que oiga, así como los lugares van de boca en boca, que este mensaje también se replique.   

readers comments
  1. Simón on marzo 21st, 2018 11:42

    Muy bueno!

  2. Esteban on marzo 21st, 2018 12:33

    Excelente como siempre Walter. Me parece q estoy de nuevo ahí

  3. Gabriel on marzo 21st, 2018 17:30

    Buenas tardes, como estas? Muy buena pesca, y muy importante concientizar sobre la devolución. Me interesa visitar el lugar, donde se encuentra? podrías pasarme la ubicación del puente? Muchas gracias! Un abrazo!




521 views