LAS MALABARICUS CONTRAATACAN thumbnail

LAS MALABARICUS CONTRAATACAN

  ·   Ir a comentarios

Me escribieron amigos de la laguna “El abuelo”. Walter, vení que parece se despertaron, fue el mensaje…

POR WALTER GASTALDI

Después de un par de visitas flojas en las que parecía que la temporada no quería arrancar como nos tenía acostumbrados, me hice un hueco y fui. Desde Buenos Aires se sumaron los Gerstner: Martín, Facundo y Fabián. 

Llegué a las 6 AM, mientras esperaba, despacito me cambié, armé el equipo, me prendí un negro y caminé hasta la orilla más cercana. El caudal de la laguna había bajado bastante. Ajusté la estrella del reel, luego el centrífugo, abrí el pickup, regulé, hice un tiro de prueba y zás!!! un bruto ataque que me agarró medio dormido pero pese a eso la clavé. Esto pronosticaba un gran día, la devolví para hacer un segundo tiro, y tuve otro ataque, de nuevo captura y liberación. Un tercer tiro, otro ataque y una captura más, ya pensé que estaría soñando, la liberé, tomé el celular y llamé – Dónde están???, esto está que arde!!! –

Mis compañeros aún estaban a 20 km., por lo que me fui al auto a esperar. Llegaron, nos saludamos, y mientras ellos se cambiaban y armaban los equipos, yo percibía como que lo hacían en cámara lenta. Por Dios, que ansias!!! Parecía un chico a las 23 hs. de un 24 de diciembre… me iba a volver loco. 

Obviamente arrancamos donde yo había iniciado 30 minutos atrás, y como era de esperar, de inmediato comenzaron los ataques. Yo estaba metido entre los juncos y podía escuchar como explotaba el agua producto de las capturas de mis compañeros.

Lo sublime es que es todo ocurría en superficie. Terminé de “detonar” los Hulk, Predator y Toro de VML que me fueran enviados a mitad de la temporada, los que por su estado parecía que ya habían pasado más de dos años de batallas.

Qué decir de la pesca, fue un empacho total, yo que no soy de cambiar mucho de señuelos y tampoco tengo demasiados, ya no sabía cual usar.

Es asombroso como estaban las tarariras, me hizo acordar a la temporada 2016, le erraba una y venía otra atrás, y hasta en ocasiones la misma se le tiraba dos veces.

Al mediodía ya teníamos la pesca hecha, yo después de las 30 capturas no conté más y creo que aún no era las 10 de la mañana. Estaban furiosas, pese a que a mí particularmente me gusta cuando se hacen difíciles, igual es hermoso pescar así. Nos fuimos a almorzar y a descansar los brazos.

Estuvimos en dudas si volver a salir a la tarde, pero en verdad nos faltaba el tamaño, así que de postre salimos a buscar a las grandes, que las hay, pero como digo siempre, no llegan a ese tamaño por casualidad, son más cuidadosas y selectivas a la hora de comer y suelen ser muy desconfiadas.

Salimos hacia un rincón más alejado, ya que donde habíamos pescado estaba muy castigado. Lo rastrillamos bien, eramos cuatro, y pescamos bastante separados unos de otros.

La idea ahora era pescar juntos y Martín iba a aprovechar la tarde para pulir técnicas con el Fly, estaba ideal para practicar, era el día de sacar muchas cosas en limpio.

La tarde no fue diferente a la mañana, salvo que como estábamos más cerca, pudimos registrar varios “tripletes” y “dobletes”.

Era una locura, en un lugar ubicado entre los juncos saque más de 15 ejemplares y a medida que las iba soltando, las podía sentir como andaban entre mis piernas. Fue tremendo, pero sólo salió una “de las lindas” que salimos a buscar y por suerte me eligió a mí.

Volvimos al campamento cansadísimos pero con una sonrisa dibujada en el rostro.

No dejen de visitar esta laguna que arrancó, y fuerte.

FACEBOOK  https://www.facebook.com/lagunaelabuelo/

readers comments




150 views