EL ENCANTO DEL SUR CHILENO thumbnail

EL ENCANTO DEL SUR CHILENO

  ·   Ir a comentarios

Desde Villa La Angostura, ciudad cercana al límite con Chile, hasta la base de Río Blanco que elegimos hace ya muchos años, hay sólo 202 km. por rutas que no son las convencionales para la mayor parte de los argentinos, y que voy a detallar debido a su menor distancia y superior belleza de paisajes…

POR JORGE LÓPEZ BASAVILBASO

Pasando las aduanas una ruta asfaltada, la 215, desciende entre las montañas nevadas mostrando puentes sobre ríos conocidos como el Gol Gol y otros. Pronto se ve el lago Puyehue a nuestra derecha. Esta ruta termina en la troncal 5 prácticamente en Osorno pero mucho antes en Entre Lagos, justo en la llegada de un puente algo elevado, debemos doblar a la izquierda en dirección al lago Rupanco. La población de Entre Lagos tiene su nombre debido a que se ubica entre el lago Puyehue y el Rupanco. Poco antes de llegar a esta población, en días claros podemos observar los espectaculares volcanes Puntiagudo y Osorno.

Desde el desvío señalado en Entre Lagos pasamos un caserío durante aproximadamente un Km. donde atravesamos un puente. Ahí comienza la gran belleza contínua de paisajes hasta nuestro destino y mas allá.

Recorriendo unos kilómetros de camino, hace pocos años asfaltado espectacularmente, vamos descubriendo verdes impactantes que contrastan con flores rojas y amarillas, con campos (fundos) trabajados y en relieve con admirables entradas flanqueadas por arboledas preciosas.

Esta ruta nos lleva primero a la punta oeste del precioso lago Rupanco (históricamente de excelente pesca) y luego de algunos Km. más (imperdibles) llega a una “T”. A la derecha se va a Puerto Octay y Osorno, y a la izquierda a Las Cascadas, Ensenada y otras localidades. Ya en esta parte de la “T” entramos en el circuito Lago Llanquihue. Antes y después tenemos paisajes impresionantes con mucho verde y, como dije, en días claros preciosas vistas a los volcanes mencionados y en alguna parte del camino se llega a ver el Tronador y, ya más cerca de Ensenada, el Calbuco.

Este último hace dos años y medio produjo un desastre en la zona, desastre que en Chile fueron arreglando y hoy han superado gran parte de las dificultades.

La nieve este año coronó todos los picos en muy gruesas capas que en ocasiones se extendieron casi hasta sus bases.

Tras elevaciones suaves vamos faldeando el primer sector del Osorno y llegamos a una parte baja donde encontramos Las Cascadas. A partir de allí el camino es mas sinuoso, sube y baja pero se mantiene por unos 15 km. elevado en un faldeo del volcán. Con importantes vistas del lago Llanquihue. Finalmente baja y llegamos a la población de Ensenada.

En Ensenada tenemos dos opciones de ruta: la primera es continuar hacia Ralún y a pocos Km. encontraremos el desvío al Petrohué alto y al lago de Todos los Santos. En Ralún hay una bifurcación (desde ahí por ripio en buen estado): a) cruzamos el puente divisorio del Río Petrohué con el Estuario de Reloncaví y avanzamos hacia Cochamó, Puelo y al empalme con la Carretera Austral o b) doblamos justo antes donde hay un cartel indicador con desvío a la derecha hacia Rollizo, Canutillar y Lago Chapo.

En Ensenada para llegar a las cabañas, elegimos la segunda opción de ruta, doblar a la derecha en dirección hacia Puerto Varas. A 8 Km e inmediatamente tras cruzar el puente del Río Blanco, en el Km. 34,8 encontramos la administracion y vivienda de los dueños de las cabañas homónimas que son conducidas por la Sra. Magaly Brintrup Birke de Weisser, su hija Carmen y su yerno Brany Harcha.

Desde la administración superamos una tranquera y tras un bosquecillo de arrayanes y otras especies arbóreas llegamos a un gran claro donde se encuentran frente al lago las 5 cabañas existentes y el quincho.

El día continuaba despejado, lo que aprovechamos para fotos y a última hora de la tarde desde la orilla (porque siempre es conveniente inspeccionar la desembocadura del río con wadders en un momento del día, mediodía, donde la luz permite ver exactamente la profundidad y el tipo de piso por el que avanzamos), hice los primeros infructuosos intentos de pesca.

Al otro día tuve dos piques suaves, uno lo alcancé a ver e identificar como un pequeño salmón. Ambos se desprendieron. Esa tarde pude concretar una captura. Provisto de una balanza digital hice uso de ésta y mostró 490 gramos. Acostumbrado a salmones que siempre superan el Kg. o 1 y ½ Kg. y en muchas oportunidades los 2 y hasta 3 Kg. habiendo llegado en mi caso en un año hasta los 7,5 Kg. no iba a fotografiar “el llaverito”. Ya vendrían los más grandes. Pero ilusiones todos tenemos, ahora, de ahí a que se concreten…

Fuimos a Ensenada y también a Puerto Varas por provisiones y aproveché para consultar con especialistas qué pasaba con la pesca. La respuesta fue muy parecida en todos los casos; Debido a los cambios climáticos el salmón especialmente el grande, no se acerca a la costa, está fondeado en el lago a buena distancia de sus orillas.

Invitamos a Brany al lago Chapo, otro que siempre ha pagado bien. Esperábamos un gran cambio en la pesca. Ambos probamos la zona de la desembocadura en el lago y el mismo arroyo con cucharas sin respuesta. Nos corrimos unos metros ya sobre el lago, buscando profundidades. También sin respuestas.

Mi señora estaba lista con la cámara cuando tras unos 40 minutos de intentos Brany anunció un pique. Como estaba al lado, tomé la cámara y comencé a filmar. Se trataba de un salmón de 1 kilo aproximadamente y se desprendió. Inmediatamente tuvo otro pique con el mismo destino, y otro, y otro. Para el tercero mi señora había comenzado a lanzar con la boya buldo mejorada y una mosquita en su extremo.

El quinto pique de Brany se concretó y al mismo tiempo uno en la caña “mosquera” mientras yo tuve dos en los que perdí ambos. Filmación, fotos, y a seguir pescando. Brany con un último pique de salmoncito que perdió y se cortó. ¿Habrá sido un cardumen que pasó por el sector y se fue?

Nos trasladamos a la zona arbolada donde disfrutamos la charla y la vianda. Después del postre y el café regresamos con el auto a la orilla del lago para descubrirlo muy ventoso y picado con una baja de temperatura notable.

Inés se quedó adentro observando y atenta con la cámara mientras insistimos pero no tuvimos un pique mas de salmón y tras conseguir, a último momento, una perca por parte de Brany pegamos la vuelta entrando a rollizo, ya en tren de turismo donde observamos y fotografiamos las instalaciones que hay en el estuario, una lengua de mar.

Ya en Río Blanco comenzó a llover fuerte y con ráfagas intensas de viento, lo que picó mucho el lago. Las olas altas reventaban socavando la orilla, removiendo tierra, piedras, hojas restos de palos, etc. haciendo que por muchos metros el lago se mostrara muy turbio. Imposible la pesca.

Un día calmó bastante y por la tarde el agua se aclaró permitiéndome largos lanzamientos desde la orilla, aunque con wadders para protegerme de salpicaduras y piedras y tuve la “fortuna” de cobrar 3 percas de entre 700 gr. y un kilogramo de peso.

Aceptamos el tiempo y la mala pesca algo frustrados porque de ninguna forma esperábamos eso al concurrir a este precioso y rendidor lugar que nos paga bien desde hace 22 años, pero regresamos a Argentina con el convencimiento que volveremos y otra será la historia.

El lugar tiene algo impagable además de la amabilidad de su conducción, las cabañas a escasos metros del lago y la desembocadura del río.

SERVICIOS

Cabañas Río Blanco, ruta 225 Km. 34,8 Ensenada, 10ª Región (Región de los lagos), Chile. www.rioblanco.patagoniadechile.cl Teléfonos, celulares y correos: +56 6595549757 // + 56 65 233 5321 // [email protected]  – [email protected] +56 9 8938 6818 // [email protected]  +56 9 2264 4858

Les dejo un cordial saludo.

readers comments
  1. Horacio Radio on diciembre 6th, 2017 09:35

    Jorge, lindo todo lo mostrado, lo explicado de como llegar, impecable, los lugares se ven como para ya estar ahi. Con respecto a la pesca a mi entender cambió mucho en todos los lugares, otra vez será. Abrazo.




234 views