DE FESTEJO POR EL SUR ENTRERRIANO thumbnail

DE FESTEJO POR EL SUR ENTRERRIANO

  ·   Ir a comentarios

Esta fue una salida de pesca muy particular. Era el cumpleaños de Martín, y su primo Fabián le quería organizar como regalo una salida de pesca sorpresa, y me pareció una original idea…

POR WALTER GASTALDI

Fabián tocó el timbre de la casa de Martín a las 3 AM. La familia estaba al tanto, pero no el cumpleañero quien se despertó muy dormido sin entender nada. No lo podía creer, preparo todo muy rápido y así salieron, Fabián con la excusa de que tenía que pasar por un cajero automático, rumbeó hacia mi casa a buscarme, lo que fue otra sorpresa para Martín, quien seguía creyendo que estaba dormido. Salimos los cuatro, ya que el pequeño gran pescador Facu, hijo de Martín, también nos acompañaba.

El destino era recorrer el sur entrerriano en busca de nuestras amadas Hoplias. El día se presentó agradable, con un bajón de temperatura respecto a días anteriores y con algo del molesto viento que siempre complica esta pesca.

Llegamos alrededor de las 9 al primer “point”, estaba muy expectante, ya que en nuestra última visita a este sitio estaba completamente tapado de vegetación. Densas capas de repollitos y lentejas de agua, hicieron casi imposible la práctica, sólo pudimos pescar en un ojo de agua.

Pero los fuertes vientos de días anteriores podrían haber modificado el ámbito. Bajé del auto apresurado para examinar el lugar, y no podía creer lo que estaba viendo, se había desplazado la vegetación dejando en los mejores lugares amplios claros para pescar. Volteé y les dije a los muchachos, hoy la rompemos!

Y así fue, ya al primer casteo tuvimos un ataque fallido, no hay nada mejor que empezar así. Seguí insistiendo en el mismo lugar ya que sabía allí había una (el viento complica mucho en este ámbito en particular porque hay vegetación subacuática, lo cual hace casi que exclusivamente haya que buscarlas en superficie, se puede pescar con señuelos que bajen un poco, pero tiro a tiro hay que limpiar los triples y es muy engorroso, el viento hace que el agua se crispe y les hacen fallar ataques mas de lo normal).

Había llevado para probar toda la linea de señuelos VML Animal Lures para testearlos, al tercer intento el pez tomó el Hulk color amarillo, y era una de las lindas.

Qué hermoso empezar así con una robusta negra del otro lado de la línea!, caña arqueada y adrenalina disparada, pensando en cómo estaría agarrada del señuelo, pero cuando la cansé y la arrimé no lo podía creer, si bien era una tararira de buen porte, se había tragado el Hulk como si fuera un confite y eso que es un señuelo grande, se acercó Martín a retratar el momento y me recordó lo que hacía solo minutos le había dicho “Hoy la rompemos”. Seguimos con infinidad de ataques y capturas, muchas chicas. Alegra ver tanta poblacion de juveniles que estaban super activas y no tenían miramientos a la hora de atacar, no les importaba el tamaño del señuelo, nada las intimida, que lindas son, por favor !!!!

Realicé la pesca 100% con los VML para testearlos bien, como les decía arranque con el Hulk, que en un rato quedó bien rayado con muchas capturas, pero su forma es aguda, y por cómo estaba el agua crispada por el viento, necesitaba algo más de choque, así que puse el nuevo Predator, que “stickeándolo” mueve muchísima agua. También dejándolo quieto un segundo y con un seco y corto golpe de caña hace un chasquido irresistible, sin dudas fue la estrella de la jornada, levantó todo, chicas, medianas, y grandes.

Al rato quedó con las marcas más bonitas del mundo. Los muchachos estaban haciendo lo suyo, Fabián era su segunda vez con señuelos, la primera en Spinning y ahora ya saltó al Bait, con un par de indicaciones de regulación del reel anduvo de primera, Facu creo que era su cuarta vez y Martín ya está encaminado, con tanta actividad era un día excelente para el aprendizaje.

Así fue transcurriendo la mañana, ya estaba la pesca hecha e increíblemente estábamos secos, no hizo falta vadear, nos volvimos al auto para reponer fluidos y sólidos, extasiados de la pesca hecha hasta el momento, y del festejo de cumpleaños. 

Mientras almorzábamos cayeron varios pescadores amigos, tras los cordiales saludos y la pregunta de cómo estaban las dientonas, se internaron a pescar. Después de almorzar y ya con el Febo en su máximo esplendor, brindándonos una cómoda tibieza que no estuvo por la mañana, decidimos vadear lugares clave y ver si dábamos con las grandes, que no estaban fáciles.

Para arrancar la tarde le dí a Martín un Hulk negro para que lo pruebe, después de una larga caminata que sirvió para bajar la comida, llegamos al lugar de vadeo. Antes de ingresar al agua hicimos unos tiros sobre la orilla y ya tuvimos ataque, luego de un par de capturas fuimos ingresando, siguieron los ataques y más capturas, hasta con Facu hicimos un “doblete”.

Seguían muy activas las chicas y medianas, fue hora de probar el Diablo que es bastante más chico y debutó de forma espléndida, luego lo saqué y volví al Predator por miedo a que prendiera una grande y lo tragara demasiado haciendo peligrosa la extracción, Martín, enloquecido con el accionar del Hulk, tuvo muchas capturas.

Así seguimos buscando las grandes que no aparecían, de pronto divisé un hueco tentador entre la vegetación, no quería errar el tiro, las grandes no llegan a grandes porque sí, son muy selectivas a la hora de comer y son bastante asustadizas y desconfiadas, tenía que presentar el señuelo muy bien, no quería que cayera al agua de golpe y la idea era que cayera en el borde de la vegetación y de ahí ingresara al agua en forma delicada y natural.

Me quedé unos instantes para que haya un espacio de calma entre las rafagas de viento, y realicé el tiro. Cayó justo como quería, suavemente lo fui sacando del espeso colchón de repollitos hasta que tocó el agua, y al primer movimiento explotó todo, sólo pude saber de qué se trataba cuando la clavé. Era que estaba buscando, una robusta negra. Traté de dominarla entre la vegetación pero fue en vano, no la pude frenar y se metió debajo de las plantas. Quedó ahí trabada y ya no sentia ningun movimiento en la caña, temía haberla perdido, comencé a caminar acercándome al lugar. No quería meter la mano, saqué la pinza de punta y empecé de a poco a retirar vegetación agarrando el multifilamento con la mano, no sentía nada, seguí escarbando hasta que vi la punta del líder, lo tomé, hice fuerza tratando de sacarlo, y nada… Uso líderes muy cortitos, de 7 u 8 cm., saqué la mano y seguí con la pinza de punta limpiando la zona, hasta que asomaron las fauces de esta hermosura, estaba ahí!!!. Con cuidado le coloqué el bogagrip y así logré sacarla.

Con esta captura coronamos una terrible pesca cumpleañera, fue toda una fiesta que quedará por siempre en nuestra memoria. 

readers comments




192 views