DE PASADA…! thumbnail

DE PASADA…!

  ·   Ir a comentarios

Me dirigía de Saladillo a Bolívar. Era mediodía e iba tranquilo por la ruta sólo con mis pensamientos, cuando crucé un arroyo que me encantó…

POR WALTER GASTALDI

Ya lo tenía en vista guardado en el rígido cerebral (Carpeta: “Lugares a pescar”), había pasado en varias ocasiones pero sin tiempo para parar.

Como si fuera Vin Diesel en rápido y furioso, metí un freno de mano mortal y pegué la vuelta, era mi rato libre del mediodía, tenía al menos dos horas para intentar…

Tuve que buscar un poco hasta encontrar los desbordes propicios, ya que el arroyo corría bastante fuerte debido a las últimas lluvias y es difícil que las tarariras estén en la correntada. En ocasiones pasadas lo había visto de otra manera, en cauce normal, con aguas quietas. Ideal, pero los lugares cambian, mutan continuamente, así que no iba a quemar energías ni tiempo tirando donde no va (es que a veces nos gusta tanto revolear señuelos que arrancamos de inmediato sin observar la zona ni leer el lugar, y el tiempo pasa muy de prisa)

Cuando encontré el punto propicio empecé los casteos, como casi siempre empecé de superficie, obviamente es la forma más linda de pescarlas, al menos para mí, pero las condiciones no eran las mejores, la reciente lluvia produjo un bajón importante de temperatura.

Le di la primer hora completa a la pesca de superficie y nada, bajamos un poco a sub superficie y media agua por 30 minutos y tampoco, ni un ataque fallido.

Me quedaban los últimos 30 minutos para “rascar” el fondo con algunas gomas, empecé con la Wolly Bug de Yum lastrada con una cuchara y al tercer tiro tuve el primer ataque, fue sutil pero lo pude concretar, fotito y al agua.

Un par de tiros más, otro ataque y otra captura. Qué lindo! tenía ya 100% de efectividad! Saqué la Yum dado que ya estaba bastante dañada y cuando estoy de viaje llevo equipo reducido, puse una Gozio Soft, e hice un tiro alejado a un hueco interesante en la vegetación.

Dejé hundir,  y al dar media vuelta de manija tuve un ataque violentísimo, pegué una regia clavada y se vino una corrida feroz que hizo ceder en freno del reel sacándome unos metros de multifilamento, dudé unos instantes que fuera una tararira, en esa zona suele haber bagres blancos de más de 5 kg , pero fue sólo un intante, ya que en un salto sacó medio cuerpo fuera del agua, dejándose ver, como para que supiera que era una de más de tres kilos.

El tiro habia sido hecho muy lejos, ganó las plantas y me dijo otra vez será…

Ya voy a volver por ella. Con el corazón todavía queriéndose salir del pecho, me senté y me quedé pensando un momento, “si todos las devolvieran, seguro tendría la chance de regresar por ella”, pero por ahora es sólo una utopía.

Me paré, hice el último tiro, y saqué otra medianita, foto y al agua, como todas las capturas. 

regresaCaminata de regreso al auto, repasando la imagen del salto de ese maravilloso ejemplar que se escapó, no me fui con sabor amargo, sería muy desagradecido si así pasara. Disfruté de dos horas de lo que más me gusta hacer en la vida, saqué tres tarariras, vi un monstruo por el aire… qué más puedo pedir???

Equipo utilizado: Caña Tech Tomahawk de 6 pies y 10/17 lbs. de potencia, reel Shimano Chronrach 201 e6.

 

readers comments




182 views