DIFÍCIL, PERO NO IMPOSIBLE thumbnail

DIFÍCIL, PERO NO IMPOSIBLE

  ·   Ir a comentarios

Con río planchado por la falta de viento y temperatura primaveral, asomamos la proa de nuestra embarcación al Plata para pescar en río abierto gareteando entre la Olla Morán y la Depresión…

POR VÍCTOR DE VÍCTOR

Desde unos días atrás sabíamos que el jueves 27 de julio no iba a tener un marco ideal para pescar. Se anunciaba una casi nula brisa del norte que no es de lo mejor para el pejerrey. No es mi ánimo que esta introducción parezca una colección de atenuantes, pero también sabíamos que la pesca no estaba buena en esta zona, y que para hacer una buena cosecha había que ir “del otro lado”, no obstante, las ganas pudieron más y combinamos una salida al Plata.

EN MARCHA

Con las primeras luces del alba llegamos a la Guardería en la que descansa nuestra embarcación “Orca”. Villa La Ñata es un hermoso lugar en el que se respira delta, y la guardería en particular, es para recomendar por la calidad de los servicios que ofrece y en especial, por su gente.

Leo Cardella es un gran pescador y navegante, somos amigos desde hace muchos años, y caña en mano nos sacamos chispas, por lo que en su primera pesca en la “Orca” sentí que para mí iba a ser algo así como un examen.

PROA A LA PESCA

Decidimos no alejarnos mucho, la Olla Morán era un buen destino para probar la pesca de pejerrey en condiciones adversas. No justificaba alejarse más.

El río se manifestaba planchado, aún el Paraná.

Preparamos la embarcación para la pesca. Ancla de capa, ceba, carnadas y equipos. Y comenzamos un garete con dirección SO en función del viento que lógicamente llegaba de la dirección opuesta.

Tuvimos que sacar el ancla de capa, la ausencia de viento no justificaba el uso de este accesorio.

POCOS, PERO BUENOS

En unas horas obtuvimos unos cuantos ejemplares, todos de lindo tamaño. Fue con mucha dedicación y concentración, no podíamos darnos el lujo de errar piques, que llegaban a cuentagotas.

HORRIBLE TARDE

Con un 100% de efectividad durante la tarde tuvimos sólo tres piques que se convirtieron en tres capturas. El río continuaba estático al punto que decidimos también cortar la ceba.

Ante la falta de respuestas, comenzamos a poner la lancha en condiciones para el regreso, orden a bordo, combustible y reparto de pejerreyes para futuras delicias gastronómicas.

……………….

Preparamos mate, y en un clima de relax y felicidad emprendimos lentamente el regreso, como para disfrutar del viaje y de las imágenes que el delta propone, aún en invierno.

Tal vez de haber cruzado a la costa uruguaya nos habría ido mejor, pero es el precio que decidimos pagar haciendo una pesca cercana, sin el riesgo de un gran consumo de combustible en una jornada en la que la falta de viento complicó… y mucho.

EQUIPOS Y CARNADAS

Cañas telescópicas de 4 m. acompañadas de reeles frontales cargados con multifilamento. Líneas de 3 boyas con el aditamento de un boyín en el extremo distal. Encarnamos con mojarras frescas y saladas, y con filet de dientudo.

AGRADECIMIENTOS

Tech Tackle – Fishing evolution por acompañarnos en todos nuestros proyectos – http://www.techtacklecom.ar

Guardería Náutica Villa La Ñata – Marcelo Crescini – http://www.denauticos.net

A mi amigo Leo Cardella, un capo.

readers comments
  1. Rogelio Muratore on julio 29th, 2017 13:12

    Por que decís que la pesca no fue buena con esos matungos que sacaron? Cual es el largo de la línea? Muy buena la nota. Saludos.

  2. admin on julio 29th, 2017 14:43

    NdelaR: Hola Rogelio. En realidad la pesca fue buena, no fue copiosa. Muchas veces los pescadores de pejerrey estamos mal acostumbrados a llenar el cajón. En cuanto al largo de la línea, no ponerlo fue adrede. Te cuento que lo que usualmente se hace es que el último anzuelo esté a la mano, a la altura del portareel, así el manejo del aparejo se hace más sencillo. !!Saludos!! Víctor.




264 views