ENSAYO ULTRALIGHT thumbnail

ENSAYO ULTRALIGHT

  ·   Ir a comentarios

Un ratito para pescar mitigando la ansiedad del estreno del equipo de pesca ultraliviana, compartimos con nuestros lectores esta linda experiencia a la vera de la ruta…

POR WALTER GASTALDI

Recientemente adquirí un equipo de pesca Ultralight de la marca Quantum. Es un combo en el que la caña es de 6 pies con una potencia 2 a 6 libras acompañada de un micro reel en tamaño 500, al cual cargué con un multifilamento Max 8 de la marca Tech de 0,12mm, tal vez un poco excedido para el equipo, pero esto va en pos de no perder señuelos, siempre prefiero doblar un triple. 

La idea era testearlo con algo importante: alguna tararira con señuelo, o con carnada, alguna carpa o bagre de los grandes de esos que hay por los arroyos bonaerenses.

No fue fácil hallar el lugar adecuado, el tema del agua está complicado, hay mucha por todas partes dado que el Río Salado viene corriendo fuerte y en su paso todo está desbordado, haciendo la cancha inmensa y los afluentes también están fuera de su curso normal.

Pasé por un arroyo que cruza la ruta 7 a la altura de la localidad de Tres Sargentos y pude apreciar que su nivel de agua estaba perfecto, se ve que no comunica con el Salado puesto que el agua corre en dirección a Salto.

Bajé hasta el arroyo y vi que corría muy suavemente. Era un lugar propicio. Empecé con los señuelos para tentar alguna tararira. Las condiciones en general se están poniendo cada vez más adversas, es el tiempo donde estos peces se ponen difíciles, y eso me gusta.

Muy optimista el pescador empecé de superficie con Poppers, utilizando algo que hiciera ruido como para activarlas. Nada, ni un ataque fallido. Seguí de subsuperficie con un  Bandit Footloose, sin obtener resultados.

No tenía mucho tiempo, suelo pescar a la hora del almuerzo y había que volver al trabajo, así que bajé a fondo con una goma lastrada Gozio luresoft de color negro, más una cuchara Bluefox Nº3.

Fue casi una hora y media de casteos continuos. Estaba por rendirme para empezar con carnada a probar con la pesca de otras especies cuando tuve el primer ataque. Me agarró desprevenido y cañé antes de lo debido, así que la perdí.

Ya con todos los sentidos a pleno, y sabiendo que no se había pinchado, volví a tirar un poco pasado del lugar donde tuve el ataque. Por suerte volvió a tomar muy suave, así que le di unos segundos extra antes de la clavada.

Fue automático el arqueo a pleno de la caña una hermosura, la miraba y la parábola se proyectaba desde el mango. Qué hermoso es pescar con estos equipos livianos! Desde ya que no se crearon para estos peces, son para peces de otras características como dientudos, chanchitas, San Pedros y palometas, entre otros, pero la adrenalina de sacar un pez grande con estos equipos es alta y me puede.

A fin de cuentas, en el rato de pesca capturé sólo dos tarariras, pero me bastó para comprobar el equipo.  Encarné con masa y probé para la carpa que no apareció, pero salió una boguita peleadora que me regalo un par de saltos y un también un bagre blanco.

Guarde mi recién estrenado equipo y partí más que satisfecho.   

readers comments




252 views