EN BUSCA DEL ORO – Parte 1 thumbnail

EN BUSCA DEL ORO – Parte 1

  ·   Ir a comentarios

Decidimos darle un respiro a las tarariras. No las despedimos aún, sólo es un punto y coma. La motivación de esta salida fue el brillo del color más preciado por los pescadores deportivos: el Dorado…

POR WALTER GASTALDI

El sábado 29 de abril partimos hacia Ramallo para buscar los dorados en el río homónimo, entre la ruta 9 y hasta antes de su desembocadura en el Paraná. Se hace rápido y hay varias cascadas interesantes. El entorno es inmejorable, su paisaje ya es sanador, inspirador, y acrecienta el espíritu aventurero.

Ni bien llegamos la adrenalina y las endorfinas nos catapultaron al éxtasis, aún sin entonces haber armado los equipos.

Fede probaría con Fly, Nahuel y yo, Baitcasting. No es tarea fácil hacer trabajar los señuelos en esos rápidos. Queríamos ubicarlos entre la aceleración del agua y los remansos. Probamos artificiales media agua tipo Minnows y de paletas quebradas, los que correrían gran peligro, dado que allí el lecho es todo tosca y piedras.

Armamos los equipos y nos dispusimos a la acción. Es un lugar muy cómodo para caminarlo de costa puesto que tiene muy poca vegetación. Comenzamos yendo río arriba. Allí se veía a unos 1000 metros un puente ferroviario, el cual nos daría la posibilidad de cruzar a la costa de enfrente y así tener mucho más campo de acción.

La premisa fue buscar lugares propicios donde colocar a tiro certero el señuelo y no castear en vano.

Ya situados en los sitios correspondientes empezamos a intentar. Hay que darle una chance a cada lugar, el agua estaba muy turbia y a los peces les cuesta ver el engaño. Se veían dorados cazando, pero no tomaban, por lo que empezamos a arriesgar un poco más los tiros a las rocas salientes y así clavé el primero.

Qué emoción!!! Apreciar ese espléndido color sacudiéndose en el aire, y ver el señuelo oscilando de un lado a otro de su boca con la posibilidad latente de desprenderse, desata un tremendo shock adrenalínico. Después de caer al agua se engrandece en la correntada y busca refugio en las rocas, y es cuando la situación desafía las habilidades de cada pescador. Sin duda es el mejor pez del mundo.

Al fin lo pude arrimar a la costa, para luego del retrato devolverlo a donde pertenece, para que pueda seguir generando esa montaña rusa de sensaciones a algún otro hermano pescador.

Se perdieron varios señuelos, pero como me dijo una vez un guía: “los señuelos son del río, él te los presta y cada tanto te los pide de nuevo”

La pesca fue buena. Logramos unas siete capturas en sólo cinco horas de las cuales de pesca neta habrán sido tres, el resto fue de preparación previa y caminata, ya que encontramos el lugar de pesca cerca del mediodía.

A las 17 fuimos hacia San Pedro para encontrar un camping donde armar la carpa, el gomón inflable y preparar todo para la travesía que pensábamos hacer el domingo con la misma misión: ir por el oro… (continuará en la parte 2) 

readers comments
  1. Bruno Drago on mayo 6th, 2017 14:20

    Muy linda pesca se ve…podrías pasar info. De cómo llegar y donde dejar el auto?. Gracias!

  2. Walter Gastaldi on junio 14th, 2017 17:19

    Hola Bruno , al lugar se llena por ruta 9 , Justo antes de cruzar el rio ramallo a tu derecha sale un camino , vas a ver el camping de Cazadores seguis por el costado del camping y el camino te saca al rio , saludos




297 views