PASIÓN DE SÁBADO thumbnail

PASIÓN DE SÁBADO

  ·   Ir a comentarios

A pesar de los factores climáticos que se erigieron en contra de nuestro proyecto pensado para el fin de semana, la pasión por la pesca pudo más…

POR VÍCTOR DE VÍCTOR

Se acerca el fin de la temporada de especies estivales y el clima de marzo se presenta lógicamente inestable. Una mañana fresca hasta el exceso, el viento del cuadrante sur que llevó el agua arriba de la isla y la casi – luna llena, nos condicionaron al punto de tomar la decisión de aplazar la idea principal de ir a relevar la Isla Oyarvide.

A esto se sumó la necesidad de mi amigo y compañero Héctor de llegar más o menos temprano a casa a los efectos de cumplir con un compromiso familiar, por lo que decidimos buscar algún arroyo de la segunda sección del delta para intentar pescar alguna tararira y tal vez, algo más.

EN VIAJE

La pasión es un componente fundamental en la felicidad del pescador. Pese al paso de los años, no logro dominarla. El viernes por la noche no podía conciliar el sueño. Una vez que lo pude hacer, me desperté varias veces con el temor de no escuchar el reloj, el que a las 5 AM bramó estridentemente terminando así con la letanía del tiempo nocturno previo a la pesca.

Con las endorfinas a full pasé a buscar a mi compañero y desandamos el camino a la guardería charlando y proyectando el día. No importaba el volumen de la pesca, tampoco el tamaño. Ambos queríamos estar a bordo de la Orca para poner cuanto antes nuestras líneas en el agua.

CON DESTINO INCIERTO

Cruzamos el Paraná de las Palmas con buenas condiciones. Ya en la segunda sección, comenzamos a buscar con atención la entrada de algún arroyito que nos permitiera llevar a cabo nuestras intenciones.

Siempre atentos al exceso de caudal de agua, ingresamos a un arroyo que apenas figura en las cartas. Nos sorprendimos con los 2,40 m. promedio que tenía el curso de agua y también con el río en creciente, hecho que podía seguramente jugar en contra de nuestras intenciones de pesca.

PARA TODO EL DÍA

Nos amarramos en un lugar de privilegio, contra un juncal y frente a la boca de una zanja. El agua continuaba entrando mientras nosotros elegíamos cañas, reeles y aparejos. Estrené una hermosa Mercurio Tech, brillante no sólo por su color y diseño, ideal para la pesca de bogas con elementos livianos. Me dio muchas bogas en esta jornada, pero en este ámbito, todas eran chicas.

Alrededor de las 10.30, luego de pelear con voraces palometas que daban cuenta de todas nuestras carnadas, al fin se produjo la parada de agua. Con la bajante comenzaron la picar infinidad de bogas pequeñas, buen semillero para el futuro.

Nos acercamos al mediodía con la primera captura “buscada”, un hermoso ejemplar de tararira que tomó una mojarra a fondo, con un artilugio confeccionado solamente con un plomo pasante colocado en el sedal del reel, un leader de 20 libras y un anzuelo. Fotos y la inmediata devolución.

Con el almuerzo llegó la decisión de quedarnos allí, habíamos encontrado un lugar para todo el día, sin insectos, reparados del sol y con pesca.

UNA RARA TARDE

Luego de entretenernos con la pesca de miles de boguitas, quise probar para ver si podía pescar algún doradillo. Afortunadamente tuve que esperar sólo unos minutos para lograr la captura de un bello ejemplar juvenil.

Obtuvimos algunas tarariras más mientras la tarde presentaba su condimento principal de rareza, nubes negras, bien cargadas llegaban desde el Oeste. La lluvia no estaba vaticinada en ninguno de los agoreros del clima que los pescadores consultamos. Ni Infoclima, tampoco WindGurú, y menos el Servicio Meteorológico Nacional, anunciaron que íbamos a mojarnos.

Fue un pequeño chubasco que pareció bendecir el perfecto día de pesca que disfrutamos a bordo de la Orca. El río comenzó nuevamente a crecer, y con la creciente mermó la pesca.

El regreso fue placentero, la lluvia decreció, y una vez que cruzamos el Paraná ya se había disipado. Una jornada exitosa que comenzó con algunas limitaciones meteorológicas y de marea en la que pese a las distintas contingencias negativas, la pasión pudo más.

EQUIPOS Y CARNADAS

Para la pesca de tarariras y doradillos: Caña Tech Tomahowk de Spinning 6,6 pies /10 17 lb. acompañada de un reel frontal Abu García Cardinal cargado con multifilamento Tech. Para la pesca de bogas: caña Tech Mercurio de 5,6 pies 8/14 lb. con un microreel Marine Sports Tiga cargado con monofilamento de 0,25 mm.

Encarnamos con daditos de salamín y maíz remojado para las bogas y con mojarras obtenidas en el lugar para tarariras y doradillos.

AGRADECIMIENTOS

TECH TACKLE – Fishing Evolution www.techtackle.com.ar – Por su permanente apoyo.

GUARDERÍA NÁUTICA VILLA LA ÑATA – A mi amigo Marcelo Crescini por estar siempre.

A mi compañero y amigo Héctor Librero. Excelente pescador!  

readers comments
  1. Dick KELLER on Marzo 12th, 2017 14:48

    Excelente nota.

    Yo estuve ahí con ustedes.
    Pero más despierto, leí la nota a las 14.00. Me levanté 11.22, después de escuchar la radio desde las 10.30.
    “El viernes por la noche no podía conciliar el sueño” Qué manera excelente de pasar un sábado en lugar de ir a ser aplastado en un recital. Cosa ´e locos.
    Volver como volvieron ustedes, satisfechos por haber pescado y disfrutado a pleno de algo tan simple como es el contacto con la naturaleza y la pesca, no tiene igual.
    Muchas gracias por compartirlo, Víctor!
    Viva la pesca!

  2. Roger on Marzo 12th, 2017 21:04

    Muy bueno, eso es vivirla. Grande Profe, saludos y es muy lindo leerte, como siempre.

  3. Héctor on Marzo 13th, 2017 10:28

    Víctor, amigo! Ante todo muchas gracias por la invitación, la Orca navega de 10, un lujo. Disfruté mucho de compartir nuevamente una jornada de pesca con vos. Más que cumplidas las espectativas de pesca. Esperando con ansias la próxima. Gran abrazo.

  4. Luis Becerra on Marzo 13th, 2017 11:16

    Un día de pesca así se transforma en varios días más de vida. Felicitaciones. Muy linda la página.




344 views