EN MORSE, TUVIMOS LA CLAVE PARA PESCAR TARARIRAS thumbnail

EN MORSE, TUVIMOS LA CLAVE PARA PESCAR TARARIRAS

  ·   Ir a comentarios

Compartimos con nuestros lectores una hermosa pesca de tarariras con artificiales en las inmediaciones de la localidad bonaerense de Morse…

POR WALTER GASTALDI

Trabajando en Junín me quedó la tarde libre. Me comuniqué entonces con Daniel Ferreyra, avezado pescador de la zona tanto en Bait Cast como en Fly, con el fin de armar una salida express en las cercanías.

Como siempre, Daniel estuvo más que dispuesto con su habitual buena onda. Accedió a mi pedido y quedamos en encontrarnos a las 14 en el acceso a la ciudad.

EN MARCHA

Luego de saludarnos me comentó acerca de una laguna ubicada en la cercana localidad de Morse en la que es inaudita la cantidad de tarariras que hay, y además, de buenos portes.

Según Daniel, la diversión estaba garantizada. Me encantó su seguridad, nada de decir “mira que refrescó mucho”, “la temporada ya termina”, “no están tomando bien…”. Nada de eso. Aseguró la pesca.

Me dispuse a seguirlo con mi vehículo y en pocos minutos llegamos. Me cambié de indumentaria y preparé bien todo para estar cómodo para la pesca de vadeo estando especialmente atento para no olvidar nada, ya que Daniel me había adelantado que teníamos que hacer una larga caminata hasta el lugar de pesca. Hago hincapié en esto porque  a veces la ansiedad nos gana, pero hay que tomarse el tiempo para estar tranquilo y relajado en la preparación de todos los implementos de pesca. El olvido de un sólo elemento nos puede estropear la jornada.

Empezamos a caminar hacia el punto de pesca alrededor de las 15 y 30. La idea era pescar hasta que el sol toque el horizonte para dejar un poco de luz para no salir de la zona a oscuras.

Desde afuera, el entorno parecía similar al de todas las lagunas bonaerenses. Al ir caminando se notaban muchas particularidades. Me llamó la atención la altura y robustez de los juncales. Superaban ampliamente los tres metros y las paredes eran muy ceñidas y nada fáciles de traspasar. Si no se conoce el lugar en el que la pared es más fina, prácticamente es imposible llegar al agua. Esa pared rodea increíblemente toda la laguna, haciéndola una seudo fortaleza. Quizás por eso se mantiene virgen.

En la caminata cruzamos familias de nutrias, carpinchos, flamencos rosados, chayas, avutardas, patos y gallaretas. Todo muy exuberante. 

Una vez que traspasamos la pared de juncos, el agua nos llegaba a la cintura. El agua es trasparente y ya la sentíamos bastante fría. La laguna estaba llena de gambarrusa y cola de zorro, no había repollitos de agua, ni lentejas, tal vez por la presencia de la infranqueable pared de los “mega juncos”. Las plantas acuáticas estaban a flor de agua, por lo que no había ninguna posibilidad de usar señuelos que no sean de los del tipo anti-enganche.

PENSANDO LA PESCA

Ante lo recientemente mencionado pensé “está bien que haya muchas, pero el agua esta fría, igual tomarán en superficie?”

La incógnita se desvaneció en tercer lanzamiento en el que pudimos cobrar la primera captura.

A partir de ese entonces fue una fiesta de ataques, tuvimos más de 200 entre los dos. Tuvimos muchísimos ataques fallidos, pero que hermoso es verlas salir del agua y atacar aunque fallen la embestida.

Estimo que la abundante vegetación subacuática les reduce significativamente la visibilidad, por lo que el sonido del señuelo es muy importante. Había que dar fuertes tirones a las ranas para que poppeen y hacer una pausa para que los peces la ubiquen y acierten. Qué hermosa es esta pesca!

LA CLAVE

Lo importante estuvo en saber leer bien el ámbito y haber podido adecuarse a la situación. Fueron casi cuatro horas de pesca intensa. A medida que me iban destrozando las ranas de goma las cambiaba. Una excelente pesca en tan corto tiempo. Sólo nos faltó el tamaño, pero las grandes están. Tuvimos ataques que por la forma de mover el agua, pudimos inferir en que se trataba de ejemplares bien grandes, pero no se prendieron al engaño. Me imagino como será este lugar en plena temporada si ahora, adentrado el otoño, están así.

EL GUÍA

Para quien quiera despedir bien esta temporada o para que ya lo agenden para la próxima, les dejo el teléfono de Daniel Ferreyra, quien hace las visitas guiadas: 02364-411837

Abrazo de Pescador.

Hasta la próxima! 

readers comments
  1. VDV on Marzo 28th, 2017 08:14

    Felicitaciones Walter y bienvenido a Pescadores!!!
    Víctor De Víctor.

  2. Walter Gastaldi on Marzo 28th, 2017 11:20

    Gracias Victor , un Placer , espero que guste la nota , un gran Abrazo a todos




305 views