UN RATO DE BUEN VIENTO (a la hora de los orcos) thumbnail

UN RATO DE BUEN VIENTO (a la hora de los orcos)

  ·   Ir a comentarios

Luego de varias semanas a la espera de buenos vientos para la pesca, la costa atlántica bonaerense nos regaló un par de horas entretenidas en el muelle…

POR VÍCTOR DE VÍCTOR

Que desde hace unos años la pesca en la Costa durante el verano no es buena, no es novedad. La afluencia del turismo sumada a cuestiones naturales como el constante cambio del cuadrante de donde llegan los vientos, minimizan las expectativas para pescar desde los muelles.

Atrás quedaron aquellos años de corvinas y pescadillas que eran un atractivo especial para los pescadores-veraneantes. Hoy, valiéndome de la vieja frase… hay que pescar lo que hay, no lo que ya no hay, y a la espera del generoso viento del Sur, preparé un equipo de UL para intentar la pesca de pejerreyes a pulso desde el muelle de Mar del Tuyú.

En esta ocasión me valí de una sutil caña de spinning ultraliviano Shimano Stimula UL acompañada por un microreel Shimano Sienna cargado con monofilamento de 0,25 mm. Completé el equipo con una línea de pulso confeccionada con un pilotín en el extremo proximal (sólo para tener una referencia de la superficie), y una plomada de 10 g. en el extremo distal, y entre ambos extremos, cuatro microrotores de doble giro con brazoladas de 30 cm. de longitud en las que atamos anzuelos nº 4, todo muy liviano.

EL OJO Y UN RATITO DE PESCA

Luego del almuerzo pude ver que gracias a la acción del viento y del mar en creciente, una franja de agua “verde” estaba ganando la costa. Tragué rápidamente los últimos bocados y a las 14.30 ya estaba subiendo las escalinatas del muelle con esperanza de poder realizar una linda pesca.

Tenía en la heladera unos camarones frescos y filets de sardina. Armé velozmente la caña, encarné, y comencé a pescar.

No había mucha gente en el morro del muelle, por lo que pude de manera cómoda alternar modalidades pescando un rato a pulso y de momentos, al vuelo.

ENTRETENIDÍSIMO

De inmediato corpulentas roncadoras, corvinas de perita y pequeños bagres de mar se interesaron por mi propuesta. En la primera hora de pesca, obtuve más de 20 capturas de las mencionadas especies.

Cerca de las 16 el viento arrimó aún más el agua clara y practicando la modalidad “al vuelo” obtuve 4 pejerreyes, uno de ellos de 47 cm., un soberbio ejemplar que hizo vibrar mi lábil equipo.

LA HORA DE LOS ORCOS

Siempre pasa. Luego de haber logrado una pesca muy activa, alrededor de mi modestísima caña de U.L había un ramillete de 20 varas en pos de cualquier captura, lo que fuera. Cada lance, implicaba renegar con los seudopescadores que dejaban sus cañas enhiestas y se iban quien sabe dónde, tejiendo una telaraña de nylon indescifrable. A esto se sumó que la tarde era impredecible en cuanto al clima, y la falta de playa dio como alternativa familiar la visita al muelle. Niños corriendo, señoras con mates, berlinesas y churros acompañando a sus maridos, y novatos tratando de lograr la cena a cualquier costo, acotó mi pesca a poco menos de dos horas. Son las reglas de juego para este momento del año.

Disfruté el rato bien pescado, guardé mis cosas, y regresé. Contento pese a todo, y quedando a la espera de otro ratito de Sur..

AGRADECIMIENTOS

A Carlitos del muelle por su cordialidad.

A Raúl Crespo y Ernesto Cristóbal, de la SFMDTS, por estar siempre.

readers comments
  1. Maria Ines on Enero 22nd, 2017 20:45

    Excelente nota. Felicitaciones.

  2. Dany Robledo on Enero 26th, 2017 10:39

    La pesca en los muelles pone a prueba la paciencia de los verdaderos pescadores. Hace rato que no veo semejante peje pescado con caña en los muelles de la costa. Saludos DYR.




428 views