CARLOS LEGUIZAMÓN thumbnail

CARLOS LEGUIZAMÓN

  ·   Ir a comentarios

Como siempre decimos en las notas que realizamos en Esquina, los adjetivos quedan cortos a la hora de referirnos a Carlos Leguizamón. Amigo de la casa, excelente profesional y pescador desde sus genes…

PeR: Nos gustaría conocerte de manera un poco más cercana. Contanos algo más sobre vos.

CL: Tengo 35 años, trabajo como operador de pesca en Esquina, provincia de Corrientes. Con mi familia, compuesta por 2 hermanas, mi madre y mi viejo ya fallecido, nos dedicamos desde el año 75 a recibir pescadores en Equé Porá.

PeR: Cuál es tu área de acción y cómo es la pesca allí?

CL: Realizamos las jornadas de pesca en toda la zona del departamento de Esquina, que incluye los ríos Corriente, Paraná y Guayquiraró. Esta región tan grande y rica, nos da la posibilidad de recibir a pescadores novatos y también a los más exigentes en todas las modalidades de pesca. El inmenso delta que tenemos brinda la posibilidad de pescar a la mayoría de los peces de la cuenca del Paraná y este detalle es el que hace tan reconocida a la ciudad como destino de pesca en la región Litoral.

1 2a 3 4

PeR: Cómo nació Equé Porá?

CL: Equé Porá es un hotel pensado por un pescador apodado ¨Recúpero¨ (mi padre), quien se dedicaba a la gastronomía y la pesca allá por los años 70, época en que empezó Esquina a dar muestras de reconocimento dentro del ámbito como un lugar paradisíaco en el Litoral. Junto a mi madre Dora, llevaron adelante durante más de 30 años la tarea de recibir pescadores y amenizar sus noches luego de sus jornadas.

5 6

PeR: Cuándo entró la pesca en tu vida?

CL: Por haber nacido en un hotel de pescadores, y teniendo mis padres familias amigas y colegas pescadores, la pesca llegó a mi vida prácticamente desde que nací. Pero obviamente en la niñez es cuando uno más se apega a la práctica de esta pasión. Con mis vecinos, hijos de guías, pescábamos tardes enteras a orillas del río hasta escuchar el llamado a los gritos de nuestra gente señalando que todo terminaba por ese día.

PeR: Cuál fue tu mejor pesca?

CL: Guardo muchas en el recuerdo… Los cardúmenes de doradillos en las costas de nuestra ciudad pescando con ¨mojarreros¨ junto a Ulises y José y otros amigos de la costa es uno de los mejores recuerdos en mi vida de pescador. También tengo presente una mañana embarcado con mis hermanos de la vida Fede y Mario. En sólo dos horas capturamos 12 ejemplares de dorado y surubí de entre 10 y 20 kg. que nos ¨dejaron en la lona¨, y por cierto, algunas más de los religiosos campamentos entre amigos, costumbre que se hereda por generaciones en estos lares.

7 8 9 10

PeR: Qué esperás de los pescadores?

CL: Que el sentido común sea un norma básica en el actuar de los pescadores y de los encargados de legislar sobre esta actividad. Desde funcionarios hasta pescadores, entre los cuales me encuentro, debemos entender que si no hay peces, no hay pesca!, y que todos aquellos pescadores experimentados que puedan enseñar buenas prácticas en la pesca tanto a grandes como a chicos, lo hagan. Cuando tengamos pescadores más conocedores de lo que está bien y de lo que está mal, seguramente será facil llegar a manejarnos con ese sentido común, tan necesario desde mi punto de vista, para seguir manteniendo vivas las especies en peligro que pueblan nuestros ríos.

PeR: Alguna anécdota preferida…

CL: Recuerdo una noche de campamento, forzada por cierto, ya que algunos debían estar en el pueblo por compromisos amorosos y otros con ganas de seguir, paramos abrupta y arbitrariamente la embarcación en una isla que ni siquiera conocíamos. El apresurarnos de tal manera hizo que el lugar tanto para el campamento como para la pesca de costa, fuera de lo menos recomendable. Por tal motivo, el resultado de la pesca en esa tardecita fue malo, obtuvimos sólo un moncholo,  al que por falta de insumos para cocinarlo, fue a parar a un par de improvisadas estacas rodeado de brasas que preparó el ¨galán privado de libertad¨. El mate viejo, la radio chamamecera, las cargadas entre amigos, y la desatención propia de los jóvenes, hicieron que las brasas quemen las estacas, que estaban hechas con ramas. Cuando nos dimos cuenta, el moncholo estaba calcinado y poco pudimos comer de él, y éramos 5 pescadores! No tuvimos otra solución al problema que seguir de risas, mentiras y cargadas, con las que llenamos el alma y nos olvidamos del hambre.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 12

PeR: Un deseo personal?

CL: Haber enganchado ese dorado que se me fue ayer, que era inmenso… te lo juro!

PeR: Muchas gracias Carlos!!!!!

readers comments
  1. Leo Cardella on noviembre 3rd, 2014 15:52

    Merecido reconocimiento, tuve el agrado de conocerlo en el mes de agosto y enseguida me llevé un amigo de la ciudad de Esquina, un profesional con todas las letras, felicitaciones Carlos y andá atando plumas ¡¡¡ Un abrazo, Leo Cardella.

  2. Facundo Pujol on noviembre 3rd, 2014 23:21

    “Ponele un power la p… que lo p…” Sos un grande entre grandes amigo! Un honor para mi conocerte y compartir horas sobre el río con usted. Abrazo gigante y ojalá veamos más pescadores con la conciencia y forma de pensar como la tuya.

  3. Salo on noviembre 7th, 2014 16:41

    Felicitaciones mona !!!




1.130 views