GENEROSO RÍO DE LA PLATA thumbnail

GENEROSO RÍO DE LA PLATA

  ·   Ir a comentarios

Hay jornadas en las que su rinde mengua, especialmente por cambios climáticos, pero aún así con un buen guía es prácticamente imposible fracasar…

POR JORGE LÓPEZ BASAVILBASO

Las actualizaciones del Windgurú se mantenían parejas en la dirección de vientos los últimos días antes del relevamiento pero en la jornada previa cambió dos o tres veces el pronóstico del horario e intensidad de lluvias, las que de todas formas no se presentaban preocupantes en su posible magnitud, más teniendo en cuenta las temperaturas reinantes.

Esa tarde acordamos con Mariano Bagini (*1), un conocido y eficaz guía del río que, de mantenerse el pronóstico de cese de lluvias para aproximadamente las 06.00 hs., el relevamiento se haría tras comunicación telefónica a primera hora.

La dirección del viento se mostraba continuamente desde el N, NO, ó NE, lo cual favorecería la pesca en determinados sectores (Oyarbide y sectores aledaños) donde tenía previsto hacerla debido a las condiciones previas. A último momento Eolo rotó al sur o SE, lo que elevó mucho el nivel de agua.

Nos encontramos en la guardería del Club Tribunales, en San Isidro, por su cercanía una inmensa comodidad para miles de pescadores que en minutos de trayecto pueden estar saliendo a pescar. Un enorme tracker de 8 metros con dos motores, radio, ecosonda y todo lo necesario a nuestra disposición. Solo el guía, Manuel y quien escribe para semejante embarcación!!!  Es importante destacar la seguridad que ofrece. Cuando rápidamente entrabamos en planeo, la parte más alta de la proa alcanzaba  aproximadamente 1,50 m. sobre la superficie del agua.

La franja costera, al momento de salir, parecía ser una línea límite entre un fondo parcialmente nublado con uno gris sobre el río tornándose en líneas oscuras y tormentosas hacia el lado uruguayo. Por eso y la altura del agua descartamos la zona de Oyarbide que viene rindiendo bien y encaramos directo a la zona de desembocadura del Paraná en El Plata. Un arroyo prometedor y agradable no dio señales de respuesta al envío de nuestros señuelos.

Intentamos la pesca al golpe (siempre en baitcast) en los últimos tramos del Paraná pero la creciente hacía de las suyas y Mariano sugirió probar unas salidas/entradas de agua en la zona costera de Olivos.

El agua bastante más clara pasó de una tonalidad amarronada a verdosa permitiendo ver los señuelos a un poco más de profundidad. Hubo varios toques a éstos, más que tirones parecían empujones, por lo que no se podían concretar en piques y mucho menos en esos ataques furiosos que muchas veces produce el dorado.

El guía pinchó uno que terminó desprendiéndose cuando me aprestaba a fotografiarlo. Se notaba que había dorados pero no tomaban bien los señuelos. Optamos por hacer un par de pasadas a trolling de cortísimo recorrido y en la primera Manuel clavó otro que, tras acrobático salto, zafó del señuelo. En la siguiente tuvo otra bajada de caña y en la ocasión ni siquiera llegó a verlo saltar.

Cambiamos de lugar dejando el trolling de lado y las respuestas se mostraron parecidas pero en menor cantidad por lo que, aceptando la sugerencia de Bagini, encaramos para el Puerto de Buenos Aires.

En el trayecto la franja costera se mostraba bastante más despejada, lo que nos permitió una visión más clara de la ciudad y apreciar nuevamente desde el río las instalaciones de instituciones como el Club de Pescadores de Buenos Aires y, ya en puerto, la Asociación Argentina de Pesca.

Veíamos movimiento de peces en superficie, muchos sábalos y algunas sacudidas fuertes que anunciaban dorados. En pocas oportunidades vimos emerger dorados mientras enviábamos, sin respuesta, nuestros señuelos contra los paredones. El color del agua estaba lejos de ser bueno, por lo que se imponía el uso de rattlings.

Mariano armó una línea de fondo para conseguir carnada y obtuvo un amarillito chico que le sirvió para obtener y fotografiar el primer dorado del día, en tanto con Manuel insistíamos con los señuelos y hasta con moscas  (*2).

Un señuelo corto de paleta larga, sin marca y de dudosa calidad despertó mi idea de arriesgarme a perderlo en la búsqueda de mayor hondura. Mientras comentaba con el guía la resistencia a la tracción que imponía su diseño, cuando estaba listo para sacarlo, pegado a la lancha, tuve un fuerte tirón que me tomó un poco desprevenido, la caña pegó en el lateral y mi reacción en sentido contrario permitió apreciar la potencia del pez que comenzó a sacar línea pese a una estrella bien ajustada. Separé la caña de la borda y con buena tensión reforcé con otra clavada. En una frenada posterior del pez comencé a recuperar siempre con presión, lo que no le gustó y en una nueva arremetida buscó la profundidad sacando más línea hasta que se desprendió. Todo en segundos. Sin duda un pez de muy buen tamaño. La temperatura subía al compás del mediodía e insistimos con los señuelos.

Mariano convencido, y con razón, que la pesca ese día pasaba por la carnada, continuó con la búsqueda de amarillos obteniendo gran cantidad de armados de buen tamaño que no nos interesaban para nada e inmediatamente devolvía, consiguió algún patí chico y algún bagre blanco, pero los amarillos estaban desaparecidos. El factor “suerte” tampoco acompañaba.

Insistiendo con su línea de profundidad percibió unos toques, clavó e inmediatamente tuvo un tirón muy fuerte al que respondió con una nueva clavada. Un dorado de unos tres Kg. saltó con el bagre en sus mandíbulas muy cerca del trucker lo que nos permitió verlo plenamente en un magnifico color intenso en su acrobático vuelo.
Un amarillo bastante más grande sirvió para trozarlo y tener varios cortes para encarnar unos anzuelos 8/0 o 9/0 que encontré en el fondo de la caja de pesca.

Tuvimos un rato de pesca usando carnada exclusivamente, aunque no teníamos las líneas más adecuadas para esta pesca por ser fundamentalmente “ferreteros y mosqueros” y luego volvimos a alternar con los señuelos.

Con el uso de uno de éstos Manuel consiguió un sábalo que superaba bien los 4 Kg. y por mi parte, alternando, conseguí el dorado que me permitió la primer captura real en mi cuenta personal. Al rato un zoquete de bagre me permitió el patí de foto.
Mariano hacía su trabajo con eficacia y poco a poco comenzamos a contabilizar capturas que, de todas formas, tienen su actividad y entretenimiento en una jornada en que las condiciones climáticas y del río estuvieron muy lejos de ser óptimas. Los patíes  por un lado y los armados grandes mucho más por otro, se repetían con cierta frecuencia y de los últimos ni siquiera sacamos fotos por no ser motivo de la nota.

Regresamos a la zona de Olivos e insistimos con señuelos, ya con el agua algo menos alta, razón ésta u otra por la que, en casi todos los lanzamientos, traíamos los señuelos con hojas, restos de ramas y los tan conocidos sachets, bolsas y basuras de todo tipo, lo que una vez más nos muestra el desdén de mucha gente por la conservación y hace que uno se pregunte una y mil veces si en su casa tiran todos estos elementos en el piso o en el jardín.

Por la costa de Martínez hicimos otra parada y en una deriva ambos utilizaron señuelos y, por mi parte ya físicamente cansado, opté por la carnada, una pesca que requiere menos gasto de energía. Al no tener piques, en la vuelta hicimos la última deriva a la altura de las piedras costeras de San Isidro, lugar que se mostraba más apto, especialmente para los señuelos. No tuvimos respuestas.

Bajando el sol, solo nos quedó entrar a puerto, descargar la embarcación, acomodar los equipos en los autos y, tras el saludo con el eficiente guía Mariano Bagini, mantener en espera para concretar próximamente una nueva invitación que nos realizó para otro relevamiento. ¿Quizás con Wilmar, un amigo en común?

Minutos después estábamos cada uno en su casa. Algo para tener muy cuenta ya que estas salidas además de permitirnos jornadas productivas y muy agradables nos evitan los cansadores y muchas veces onerosos viajes.

OBSERVACIONES

(*1): Conocí este guía hace unos cuantos meses o quizás algo más de un año cuando, por separado, fuimos invitados a un programa de radio. Tuvimos ambos intensa participación en el mismo y al término de éste nos quedamos conversando un rato,  tiempo generado por una cierta coincidencia de criterios. En ese momento hice una evaluación personal y lo consideré persona prudente, con conocimiento amplio pese a su juventud, con bajo perfil, algo que valoro mucho, además preocupado por la conservación y el cuidado del medio ambiente. Con cierta semejanza a Leo Cardella, En resumidas cuentas: tuve una buena impresión y cuando me ofreció la posibilidad de hacer un relevamiento a concretarse “más adelante”, pensé que era lo único que me faltaba para terminar mi evaluación personal sobre Mariano.

(*2): Estando en el puerto, cuando surgió la necesidad o el buen criterio de intentar pescar todos con carnada y preferentemente con una boya regulable en profundidad recordé que en mi caja de pesca siempre “y por las dudas” hay una línea armada según explico en http://www.pescadoresenlared.com.ar/2012/11/variantes-oportunas-en-reemplazo-de-lo-tradicional/ , “boya” que podría utilizar para la línea requerida para pescar con carnada, sólo debía cambiar la mosca por el anzuelo con carnada. Se me ocurrió que antes de hacerlo podría hacer unos intentos con mosca, especialmente con unas moscas que había preparado para la zona de Oyarbide. A éstas les había adicionado un sonajero y hasta supuse que el movimiento de sus largas plumas mas el brillo agregado podrían despertar el ataque de algún dorado por lo que hice unos intentos antes de usar carnada, pero fueron en esta oportunidad en vano, debido a la importante turbidez del agua, producto de la labor de una draga que lleva unos cuantos días trabajando en la zona. Coincidíamos con el guía que cuando cese el trabajo de ésta, mejorarán mucho las condiciones para tentar al dorado, el que pese a todo con carnada adecuada responde bien en la zona. Con el agua menos barrosa seguramente se podrá pescar mejor con señuelos y hasta con mosca. Por mi parte tengo la firme intención de repetirlo, ya con el equipo mosquero habitual, especialmente anclado frente al paredón y efectuando lanzamientos hacia éste con mosca rattle y una línea de hundimiento.

SERVICIOS

Guía Mariano Bagini: Teléfonos 4702-4232 //  15-3742-8541 // id 744*2956  www.marianitopesca.com  Facebook: mariano bagini . Sale desde el Club Tribunales, calle Gaetán Gutierrez 800, San Isidro, lugar donde se puede dejar el auto dentro de su predio que cuenta con una buena arboleda  para proteger  los vehículos del  sol. Tiene también baños en excelentes condiciones.

Les dejo un cordial saludo.

readers comments
  1. Jorge di biaso on febrero 17th, 2013 16:35

    Muy buena nota.

  2. Manu on febrero 17th, 2013 19:50

    Jorge: ha sido un placer volver a compartir otro día de pesca con vos. La verdad que pese a que no se presentaba de la mejor manera tuvimos una pesca aceptable. También quería agregar que Mariano Bagini las pocas veces que enganchamos los señuelos hizo lo imposible para recuperarlos. Esto es algo importantísimo para los Señueleros.
    Saludos y hasta la próxima.

  3. Daniel on febrero 18th, 2013 20:10

    Muy linda tu pesca en Río de la Plata, buenísimas las fotos, gracias por mandarlas. Te mando un abrazo pescador y de amigos. Daniel hombre de pesca.

  4. TOMAS on noviembre 22nd, 2015 16:17

    LA VERDAD MUY BUENA LA PESCA Y LAS FOTOS. MUY BUENO PASARLA ASÍ PESCANDO COMO USTEDES… YO RECIEN ME ESTOY INICIANDO PARA PESCAR EN LANCHA. ME GUSTARIA QUE ME DIERAN UNA IDEA PARA PESCAR EN FRENTE DEL AEROPARQUE POR ESOS LADOS DE 500 METROS A 1000 METROS DE LA COSTA. YO SALGO DEL TIGRE POR EL LUJAN. GRACIAS

  5. Leandro on noviembre 17th, 2017 16:55

    Veo que es tan cerca de la costa!! y en ese sentido quisiera preguntarles si por ej en la costanera tanto de Bs. As. como de Olivos, Vte Lopez, Martinez hay posibilidad de pescar con señuelo desde la costa en las piedras y tener algún ataque. Gracias




2.960 views