RÍO REBELDE thumbnail

RÍO REBELDE

  ·   Ir a comentarios

Con la intención de confirmar la buena pesca realizada hace unos pocos días, regresamos al borde exterior del delta. En el río, nunca hay dos días iguales…

POR EL LIC. VÍCTOR DE VÍCTOR

Parafraseando la clásica canción interpretada por infinidad de cantantes populares, el Río de la Plata no es precisamenre dócil. Hay días en los que plácido, nos ofrece una muy buena pesca, y en otras ocasiones las cosas se complican de verdad…

Bien temprano, pasé a buscar a Juan Pablo para ir por dorados, tarariras y bogas en la zona de las islas que se emplazan frente a Martín García. La idea era relevar la pesca de dorados sobre el río e intentar con bogas y tarariras en alguno de los tantos arroyos de Oyarvide.

Llegamos a la guardería y allí nos reunimos con Emiliano, el tercer integrante del equipo. Mientras cargábamos la embarcación, Juan Pablo bromeó sobre las predicciones que anunciaba la tabla solunar, «había un sólo pescadito… según la tabla, hoy es el peor día para ir a pescar…», sentenció.

Muchas veces estos agüeros se cumplen, y otras, no, por lo que hicimos caso omiso y sin más, pusimos proa hacia el Plata!

Tomamos el Río Luján hasta el Canal de Vinculación, luego el clásico corredor Urión-Honda hasta el Paraná, cruzamos el gran río hasta el canal del Sueco, luego siguiendo la línea de los palos accedimos al canaletón de los bajos del Temor hasta el arroyo Diablo, por este curso hasta el Paraná Miní, y desde la boca de este último, cruzamos hasta el derrotero a Martín García desde el que navegamos unos minutos hasta llegar a nuesto objetivo.

Ni bien llegamos, advertimos que el pronóstico del Wind Gurú se estaba cumpliendo. Un incipiente viento del ONO comenzaba a generar una marejadilla molesta que nos obligó a buscar reparo en la costa opuesta.

Encontramos la circunstancial calma y como siempre iniciamos la pesca con artificiales. Equipo de bait casting, leader de 40 lb. y un atractivo señuelo Flap Jack 90 rojo y blanco.

Un furibundo pique sacudió mi Tech Scorpion, respondí con varias clavadas y luego de una intensa lucha pudimos reducir a un hermoso ejemplar de dorado. Pinzas, fotos, y como es nuestra costumbre, lo devolvimos al agua.

Alegría y esperanza de que se repita la experiencia. Mis amigos pescaban con carnada y sus cañas se sacudían con una violencia inusitada. Un eléctrico pique me entusiasmó nuevamente. Cuando vi el señuelo, aprecié una mordida chica en forma de semiluna… «palometas» mencioné.

Dicho y hecho. Juan Pablo clavó un ejemplar de proporciones, la enorme piraña medía más de 40 cm. desde el hocico hasta la horquilla de la aleta caudal. Había visto grandes en el norte, nunca una como esta.

Durante un rato, todo lo que caía al agua era devorado de manera instantánea, y el pique con artificiales había desaparecido. Intenté pescar alguna palometa con equipo ultraliviano y la pesca me deparó una boga.

Llegado el mediodía almorzamos y nos refrescamos. Buscamos algo de sombra en un arroyo mientras intentaríamos la pesca de tarariras en spinning y más tarde, la captura de bogas «tres puntos» que moran en estos arroyos con singular presencia.

Ni bien llegamos, una muy linda tarucha tomó mi señuelo, un atractivo Hunchback de sub superficie. Lo tomó arriba con violencia, y la pelea en un tranquilo arroyo adquirió interesantes emociones.

El viento incrementó su fuerza, tal como estaba anunciado, por lo que comenzamos a desestimar la pesca con artificiales. Luego de varios intentos y cambios de señuelos, decidimos dedicar el último rato de pesca a las bogas.

TRES PUNTOS VALIOSOS

Tomando siempre en cuenta la frase de mi amigo Don Andrés Waiss, hay que pescar lo que hay, y no lo que no hay. Armamos los equipos para boga y encarnando con daditos de salamín pasamos una hora muy intensa. El arroyo ofreció la captura de muy buenos ejemplares de boga tres puntos, uno de ellos orilló 1,600 Kg. nada despreciable para el fin de una jornada difícil.

Es cierto que el río siempre da revancha, pero no menos cierto es que a veces, por acción del clima, es muy complicado encontrarle la vuelta.

Nuestro querido río, rebelde al fin, nos regaló un difícil, pero hermoso día de pesca. Y en el contexto de esa trillada frase «no hay dos días iguales en el Río de la Plata», sólo queda esperar. Las buenas ya van a venir…

AGRADECIMIENTOS

TECH TACKLE – Cañas y señuelos Tech – www.techtackle.com.ar

EL DELFÍN PESCA Y NÁUTICA – Directorio 1874 – TE: 4612- 0366 – Ciudad de Buenos Aires

JUAN PABLO GATTI Y EMILIANO – Excelentes compañeros de pesca.

readers comments
  1. Juan Pablo Gatti on diciembre 10th, 2012 09:14

    Buena nota Víctor. Fue un gusto haber salido con vos y pronto haremos otra pesca seguramente con mas éxito!
    Abrazo!

  2. Roque Perez on diciembre 10th, 2012 09:52

    Muy buena nota, pero les sugiero que para la proxima cambien de timonel. El pibe que maneja la lancha tiene cara de espanta peces entre otras cosas….

  3. Juan Pablo Gatti on diciembre 12th, 2012 09:29

    Gracias Roque Pérez… soy como el que lleva la pelota para poder jugar.. jeje.
    Decí que te quiero como a un hermano!!
    Abrazo.




1.610 views