MAXILLOSUS-MALABARICUS TOUR (II) thumbnail

MAXILLOSUS-MALABARICUS TOUR (II)

  ·   Ir a comentarios

Retomando el hilo de la nota anterior, luego del maravilloso día de pesca en los riachos de la isla en Rosario y ya de vuelta en el embarcadero, nos despedimos de nuestros amigos…

 

POR OMAR CIVALE

…quedando acordado que nos encontraríamos en el camino, para dirigirnos a Diamante, donde Nery Graglia e Ivan “Fiera Pocho”, nos habían invitado a pescar en sus dominios.

Guille Spajic, Dieguito Aprigliano y yo, nos encontramos con nuestros nuevos amigos a mitad de camino, en una estación de servicio y luego de desayunar, continuamos el viaje sin apuros, ya que nos habían avisado que haríamos la pesca a partir de las 10 de la mañana, dado que más temprano, no habría actividad de dorados en la zona elegida.

Al llegar al embarcadero tomamos un camino en bajada, un antiguo avión militar blanco, en un pedestal, nos dio la bienvenida. Una vez que estacionamos los vehículos y luego del efusivo saludo con los anfitriones, sacamos los permisos de pesca y nos dispusimos a embarcar.

Nery nos invitó a subir a su embarcación a Diego Fayos, a Pablo y a mí, en la lancha de Iván subieron Guille, Diego y el “tordo” Juan Recondo.

Ambas embarcaciones se  separaron, después que sus timoneles pusieran proa a los lugares elegidos por cada uno. El Paraná nos recibió con un paisaje de ensueño, en la costa, sus altas barrancas, lucían infinitos jacarandáes en flor, tiñiéndolas de un color lila hermoso. 

A sus pies, un afloramiento de rocas, prometían excelentes lugares para tentar al tigre pero,  las dejamos atrás y cruzamos el gran cauce, Nery quería que comenzáramos en “los palos”, que no son otra cosa que montones de árboles caídos, debido a la acción del agua que socavó la costa donde se asentaban. Estos, mostraban al cielo infinidad de ramas secas brotando del agua como dedos, en un último intento de aferrase a la costa donde nacieran y florecieran, detrás de las cuales los dorados asechan a los forrajeros que viajan arrastrados por la corriente. En realidad creo yo, el “maestro” quería tomarnos examen, para saber que clase de pescadores llevaba a bordo.

Esta es una verdadera pesca de precisión, que nos puso los nervios al límite, requiriendo la mayor concentración y haciendo que tomáramos decisiones en fracción de segundos. El guía posicionó la embarcación al comienzo de la cancha, corriente arriba, a unos 20 o 25 m., río afuera,  distancia adecuada para no tener ningún accidente con el «palerío» y dejó que nos arrastrara la corriente, invitándonos a tirar nuestros señuelos a la base de las ramas que afloraban, y cuando digo a la base de las ramas, era exactamente eso, a la base de las ramas, si el señuelo caía a 30 o 20 cm., más lejos del elegido, no teníamos respuestas, era ahí y nada mas que ahí, los dorados posicionados detrás de ellos y  muy bien alimentados, no se molestaban en correr tras los artificiales, había que ponérselos en la boca, literalmente hablando.

Nery nos explicaba que el había descubierto, que en realidad lo que despertaba el instinto de ataque en los dorados, era el andar errático de los señuelos en los primeros centímetros, al ser recogidos. Su teoría es, que al caer el señuelo al agua y ser instantáneamente  arrastrado por la fuerza del río, cuando nosotros cerramos el reel y recogemos, el artificial, no importa forma o tamaño de paleta, en los primeros instantes nada erráticamente y eso hace desencadenar el ataque.

Personalmente, comprobé que en muchos tiros que se “pasaron” por 30 o 40 cm. y aún haciendo nadar el señuelo por la base del palo al recogerlo, no había respuesta y eso se debía, me explicaba el “maestro”, a que el artificial ya nadaba correctamente, había dejado atrás su inicio errático.

Esos tiros de precisión, tenían además, que ser muy bien calculados en su altura, para no dejar los señuelos enganchados en la ramas mas altas que se entrecruzaban, a la vez teníamos que tener cuidado con “los cazabobos”, ramas sumergidas que al igual que las mas altas se entrecruzan bajo la superficie. Como dije, una pesca que ponía los pelos de punta, pero muy pocas veces me brindó tanta satisfacción y tanta diversión, porqué es ahí donde se acaba el “bla bla”. Alguna vez el ex crack de futbol devenido en técnico, Angel Labruna, dijo, después que le hablaran maravillas de un jugador al que querían venderle -Que me lo demuestre en el verde césped-. Y es ahí, donde mueren las palabras.

De más está decir que la diversión era completa, escuchando los epítetos que proferíamos por no llegar al lugar exacto y perder la oportunidad de clavar un dorado o por dejar el señuelo enganchado en alguna rama y las bromas de rigor que venían detrás de dicha acción fallida. Sin contar los retos que Nery nos pegaba, por no hacer bien los deberes. En síntesis, creo que aprobamos, pero rasguñando un cuatro.

Luego de cada pasada larga, abandonábamos la zona de los palos para dejarla “descansar”y cruzábamos a probar en las piedras, donde obteníamos nuestros premios, luego de lanzar el señuelo en el lugar preciso en que nos marcaba nuestro guía. Pero, la verdadera acción estaba en la otra orilla.

Aprovechamos un cambio de lugar de pesca para degustar unas empanadas, mientras cruzábamos muy despacito el inmenso Paraná y al llegar a la otra orilla, ya estábamos los tres, con las cañas en la mano y listos para seguir con la siguiente contienda.

Probamos muchos señuelos pero los más efectivos fueron las bananas medianas de Alfer’s y el color firetiger, atigrado verde y amarillo, hizo la gran diferencia, como ocurrió en el relevamiento anterior.

Las horas pasaron volando y una tormenta que se avecinaba nos obligó a dar por terminada tan maravillosa jornada de pesca y buscar el refugio seguro del embarcadero.

Tengo que hacer una mención especial sobre Nery Graglia, si bien nos comunicamos en muchas oportunidades, no nos conocíamos personalmente. Es una persona maravillosa, un tipazo, siempre de buen humor, solícito y dispuesto a ayudar ante el menor problema que uno tenga con el equipo, la elección del señuelo, o lo que sea. Un conocedor como pocos de “su río”, al que ama, nos predijo siempre como se comportarían los dorados en determinado lugar o a tal hora y siempre acertó.

No salieron infinidad de piezas pero las que sacamos eran bastante grandes, aunque el se lamentaba porque faltaron a la cita los «cabezones» de mayor peso que suelen andar por esos lugares tan especiales.

La fortísima lluvia que comenzó a caer, hizo que apuráramos la despedida, nos quedó la satisfacción de haber encontrado en aquellas tierras, entrañables amigos a los que sin dudas volveremos a ver en alguna pesca cercana en el tiempo.

Comencé la nota anterior diciendo que en una salida de pesca, el “pescado” es un accidente. Lo más importante es con quien se comparte y debo decir que seguí sumando amigos, sabía por comentarios que Nery Graglia era una excelente persona y tuve el honor de comprobarlo personalmente, me siento honrado con su amistad.

Lo mismo ocurrió con “Fierita Pocho”, que por comentarios de Guille y Diego, se que es un tipo genial, conocedor de su río y muy buen pescador. En síntesis, pasamos un día de pesca maravilloso.

Respecto al pesquero y sus servicios, Diamante es para para todos, si bien la pesca que hicimos fue difícil y exigente, también los que menos saben,  recién comienzan, o no quieren exigirse tanto, pueden pescar muy buenos dorados haciendo trolling en las piedras que Nery tanto conoce, o también puede llevarlos a riachos internos o lagunas de desbordes, donde hay infinidad de doradillos que aseguran un día a plena diversión. 

Una vez más amigos, les pido que cuidemos el río y sus peces. No ensuciemos al primero y devolvamos con vida a quienes nos permiten hacer lo que más nos gusta, PESCAR.

Será hasta la próxima.

readers comments
  1. Diego Aprigliano on diciembre 23rd, 2011 11:56

    Que relato hermoso Omar, y que buen día de pesca pasamos. Nery e Ivan, 2 TIPAZOS! ya volveremos a visitarlos… Un abrazo!

  2. Guillermo Ivan Spajic on diciembre 23rd, 2011 12:42

    Un lujo Omar haber compartido esta salida con vos, como vos decis lo mejor fue la cantidad de amigos que cosechamos! Te mando un abrazo y que se repita pronto!

  3. lanchi22 on diciembre 23rd, 2011 18:26

    Muy buena nota, ya había visto la parte I. Me faltaba la II … muy bueno.

  4. Nachito on diciembre 23rd, 2011 18:29

    Muy linda nota Omar, excelente! muy detallada y precisa. Les mando un abrazo grande.

  5. Omar Civale on diciembre 23rd, 2011 20:09

    Gracias amigos. No veo la hora de arrancar de nuevo para allá.
    Aprovecho también para desearles a nuestros amigos de Pescadores en la Red, felices fiestas para todos, que podamos disfrutar en paz y el año que se inicia nos permita seguir disfrutando de la pesca con los viejos amigos y seguir cosechando nuevos. Al dire Víctor De Víctor, gracias por la oportunidad de dejarme hacer la locura de escribir mis andanzas y nos veremos en la próxima. SALUTTE.

  6. admin on diciembre 23rd, 2011 20:28

    NdelaR: Gracias a todos! En realidad estamos orgullosos de habernos topado con gente como ustedes, conocedora de lo que escriben, sana, y en especial buenas personas. Un abrazo y felicidades!!!
    Víctor.

  7. Ricardo on diciembre 24th, 2011 10:06

    Muy buena nota. Felicitaciones !!!

  8. Oscar on febrero 8th, 2012 19:37

    Te agradecería si es posible me pases el teléfono y mail de contacto para tratar de ir a Diamante con los guías con los cuales vos fuiste.- Atte. Oscar.




1.063 views