Mes de julio – WILMAR MERINO thumbnail

Mes de julio – WILMAR MERINO

  ·   Ir a comentarios

Es uno de los profesionales más prestigiosos del medio. Pescador desde su infancia, comparte con nosotros a través de “El Personaje del mes”, algunos aspectos muy interesantes de su vida

PeR: Nos gustaría conocerte de manera un poco más cercana. Contanos algo más sobre vos…

WM: Antes que nada agradezco esta convocatoria, Víctor, siempre es un gusto poder acercarnos más a la gente que nos sigue. He nacido en Buenos Aires hace 40 eneros y desde chico fui un gran lector y un aficionado pescador. Con el tiempo he ido haciendo confluir ambas pasiones y a los 16, llegando al final del secundario, hice un curso de orientación vocacional de un año de duración en el Hospital de Clínicas para decidirme vocacionalmente. Salí sin dudas: lo mío era el periodismo. Elegí abordar una carrera un poco más amplia que la simple técnica periodística y me licencié en la Universidad de Buenos Aires en Ciencias de la Comunicación, con Orientación Periodismo, hecho que me permitió tener un interesante background teórico mientras ejercía de hecho el periodismo en el Diario Popular, empresa  a la que entré a los 20 años. Al principio hice de todo: atendí la mesa de noticias, hice policiales y espectáculos. Con el tiempo pude elegir y a los 27 años me propusieron ser subjefe de la sección Espectáculos, área en la que actualmente tengo cargo de Jefe de Sección. Luego surgió la posibilidad de reescribir una página de pesca que se editaba en uno de los diarios del multimedios en La Plata adaptándola al Popular. Se la ofrecieron a un colega, Marcelo Pnesa, quien sugirió mi nombre para la tarea ya que sabía de mi afición por la pesca. Y mi propuesta al director de aquel entonces fue hacer una sección propia. Presenté un proyecto, un “mono” de como quedaría, y lo aprobaron. Así  nació “Viva la Pesca”, sección que me permitió canalizar por vía gráfica un nicho-pasión al que mas allá de mis conocimientos le pongo mucho amor, al igual que lo hago en cada empresa que abordo. Además de lo laboral, mis alegrías personales pasan por lo familiar, disfrutando de las delicias de la vida conyugal con mi esposa y mis dos hijos, a quienes no expongo a la vida pública de mi tarea periodística, pero a los que mucho debo agradecerles por la paciencia que me tienen y las horas que les robo por pescar. Al respecto una pequeña anécdota: la maestra de jardín de mi niño menor un día me preguntó a que me dedicaba, pues le había preguntado a mi hijo “¿A qué se dedica tu papá?” y el nene dijo “A pescar!”.  

PeR: Cuál es tu participación en los medios relacionados con la pesca deportiva?

WM: Desde hace casi 13 años llevo adelante el proyecto Viva la Pesca dentro de la sección deportiva del Diario Popular y en paralelo colaboro con Revista El Pato y El Pato TV y hago notas de turismo para la revista Vacaciones & Turismo del Banco Provincia. Testeo productos para diversas marcas de pesca deportiva a quienes tengo de sponsors como Shimano, Surfish, Silstar y Spinit, soy pro Staff de Tech y desarrollo contenidos periodísticos para Wald, todas excelentes firmas que introducen productos en el mercado local. También, aprovechando mi doble condición de periodista de espectáculos y de pesca deportiva, entrevisto y llevo a pescar a famosos para la revista Aire Libre que edita Aicacyp, cámara que nuclea a los industriales del sector. En paralelo estoy desarrollando un proyecto de contenidos para el exterior del cual por el momento nada puedo adelantar. Años atrás he trabajado en otros medios: revista Vida Salvaje, Travesía de Pesca y el ciclo de canal 7 Kilómetro a Kilómetro.

PeR: Cuándo comenzó tu relación con la pesca?

WM: De chico, casi desde que tuve uso de razón, y fue en paralelo con mi apasionamiento con el mundo de los peces en general. Mi papá era socio de la Asociación Argentina de Pesca y era frecuente verlo llegar con grandes dorados o surubíes, y a su vez era acuarista, por lo que en casa teníamos peceras hermosas con Carassius. Tengo fotos de bebé en el viejo muelle Viamonte -que lucía muy distinto a su aspecto actual, donde la ribera era compartida con el Yacht Club-. Allí mojarreaba sacándole carnada a mi viejo que se iba a la punta, lugar “mítico” de donde traía grandes peces y al que yo no podía pasar por mi edad. Con el tiempo descubrí que mi pasión por la pesca era mucho mayor que la de èl y me fui vinculando a otros iniciadores, como don César Gallardo, viejo socio de la AAP anexo Chavarri, con quien compartía largas horas de charla. También estaba la pesca entre mis travesuras: recuerdo alguna paliza cuando mi papá no accedió a llevarme de pesca y yo tomé monedas de su bolsillo y me fui a pescar chanchitas y  viejas del agua a los lagos de Palermo. Volví con un anzuelo pinchado en el dedo… tendría 8 años mas o menos-. Luego estaba mi hermano, Walter, seis años mayor, con quien pasaba la noche pescando en la rotonda del barco hundido, en la Costanera porteña. Era una verdadera locura, éramos dos pibes, en tiempos en los que no había celulares, ni colectivos nocturnos… en fin, cosas que recuerdo mirado atrás y me asombran, pero también recuerdo la alegría de pescar aquellos grandes bagres blancos o manduvas. Pero la cabeza se me dio vuelta a los 12 mas o menos, cuando empecé a hacer spinning. Tarariras en los lagos de Palermo fueron mis primeras capturas, haciendo honor a la frase del maestro Zapico Antuña y su texto “Tararira; mi maestra de Spinning”. Luego saqué mi primer cachorro en el anexo Chavarri de la AAP. Allí entendí que el spinning era una verdadera “pesca calificada” (Zapico dixit) y me devoré sus libros al igual que mantenía viejas tradiciones de pesca leyendo el antiguo Manual de Pesca Deportiva de don Juan Martín de Yaniz. Como ves, desde niño la práctica y la lectura fueron de la mano. Con el tiempo, yo mismo me hice acuarista. He llegado a llevar chafalotes pequeños a mis peceras y tirarles mojarras para ver como comían y entender por qué “escupían” el señuelo. Por supuesto, consumía las viejas revistas Camping, Aire Libre, Weekend y hasta la columnita del periodista que ponía el pique en Clarìn. Allí empecé mis primeras indagaciones, y vi que no era fácil llegar a los “maestros” de la pesca. En un programa radial donde manifesté una inquietud me contestaron con una burla… a revistas donde escribí no recibí respuesta. Así empecé a convencerme de que si algún día me tocaba a mi enseñar algo a otros, iba a tener una actitud muy distinta. Y procuro honrar esa convicción. He trabajado con muchos personajes, aprendiendo mucho de lo que hay que hacer y -sobre todo- mucho de lo que no hay que hacer en el periodismo de pesca. De los ejemplos siempre se aprende, sean buenos o malos. 

PeR: Tu mejor pesca?
 
WM: Es difícil decirlo, porque no siempre las cuestiones numéricas o los tamaños asombrosos coincidieron con mi felicidad mas absoluta. Recuerdo un surubí en Paso de la Patria que pese a sus 25 kilos me dejó un sabor amargo porque consideré que el guía limitó mis posibilidades de disfrute acortando distancias con la lancha… y recuerdo con tremenda alegría boguitas insignificantes pescadas con mis primeras masas propias, o mis primeras capturas en el viejo Fierro del Anexo Chavarri, en Villa Tokio, con señuelos que me hacía de forma casera, a los 12 o 13 años. Esas capturas tenían sabor a gloria. Pero para poner en un cuadrito elijo el recuerdo de mi primera tarucha en fly cast, con un popper, en la Salada de Monasterio (como se extrañan!!) o mi primer doradito en la misma modalidad en La Paz. Luego, he tenido gloriosas pescas en Gualeguay, he sacado tremendos pejes en Berisso y grandes salmones en el mar. Hacer El Pique al Día los miércoles y salir a pescar los jueves me achica los márgenes de error, ya que voy allí donde la cosa se puso buena. Pero acaso mis disfrutes mas grandes en la actualidad pasen por ver pescar a mis sobrinos, que vienen de Inglaterra cada verano y adoran pescar en nuestro país. Mis hijos, por desgracia, no son tan fanas de este deporte. Y pese a que intento acercarlos, nunca los fuerzo a pescar “si o si” ya que creo que generaría un efecto rechazo. Prefiero estar ahí para cuando ellos decidan compartir con su padre esta actividad. Sé que se va a dar. Pero en general, disfruto mucho cuando llevo a pescar a alguien por primera vez y logro interesarlo por éste deporte. Hay malas iniciaciones que frustran a muchos potenciales pescadores y trato de que eso no ocurra.

PeR: Qué esperás de los pescadores?
 
WM: El pescador del siglo XXI no puede permanecer arraigado a costumbres del pasado: la población aumenta exponencialmente, los ámbitos están cada vez más castigados por la sobre explotación, la contaminación y la falta del cuidado general de la dinámica acuática (falta de resiembra, ausencia de compuertas, desvío de canales para riego de la bendita “patria sojera”, etc). Por eso cada pescador deportivo no debe ser un problema más, sino parte de la solución. Debe ser un conservacionista de los ámbitos naturales hasta tanto no haya en el país una cultura fuerte de resiembra. Más allá de saber pescar, debe comprender acabadamente la necesidad de preservar las especies y los ámbitos en los que habitan. Y hasta deben tomar acción política nucleándose en entidades para ejercer presión, mandar cartas de lectores, luchar contra la pesca comercial indiscriminada, exigir que los permisos de pesca tengan verdadera devolución en el repoblamiento de los cursos, etc. Y obviamente, acatar las reglamentaciones. Discutirlas si considera que hay errores, pero manejarnos todos con el mismo código. Hoy en día el acceso a la información es muy amplio, posibilidades de aprender hay muchas y solo deseo que cada pescador trate de hacer de si mismo un mejor deportista en cada salida. Que se reemplace el pez muerto por una buena foto o video. Que la culminación de cada captura de predador tope sea la devolución. Que el sacrificio sea mínimo y en especies que no sufren disminución poblacional. Que hagamos un manejo correcto de un pez antes de ser devuelto. Y sobre todo deseo la construcción de una ética que nos habilite a hacer oír nuestra voz en diversos foros donde hagamos valer nuestros intereses. Desde hace años vengo abriendo el juego de la discusión sobre pesca en ámbitos no tradicionales, como programas políticos o económicos, que agradecen el aporte sobre un área de la que mucho desconocen o tienen una mirada “folklórica” muy distante de lo que representa esta pasión para los argentinos. 

PeR: Alguna anécdota preferida…

WM: Hay varias graciosas. Desde cambiarle a un consuetudinario “encanutador de pescado” sus pejerreyes por ladrillos en el bolso de pesca, a terminar siendo “interrogado” por el novio de un casamiento que leía mis columnas y estaba muy entusiasmado con mi presencia en su fiesta, dándome mas bola a mí que a su flamante esposa, quien le pasó factura. Otra graciosa ocurrió en el Mar Rojo, donde mi hermano, que reside en Europa, se encontraba veraneando en una cadena de hotelería italiana. Allí, viendo peces en el agua a simple vista, comentó en español “Si Wilmar viera esto se muere”… lo escuchó una pareja de argentinos que se hallaba allí y el muchacho, médico de profesión, le preguntó a mi hermano si era argentino. Y cuando le dijo que si, le contestó: “yo conozco un Wilmar que tiene una página de pesca en Diario Popular!”. Increíble. Otra graciosa tuvo lugar en Lobos, cuando se pescaba con brazoladas de 1,80, y en un día de espesa niebla no podíamos navegar ya que nada veíamos. Empecé a pescar un peje atrás del otro, encarnando con camarón. Mis compañeros de bote, no pescaban nada. Yo cada tanto me sacaba los anteojos para desempañalos, para lo cual usaba una franelita especial que siempre dejaba por cualquier lado. Cuando ya llevaba una docenita de pejes y mis compañeros ninguno, en una de esas búsquedas de la bendita franelita, dejé mis anteojos sobre la caja de pesca y un “amigo” los tomó y me los embadurnó con flotalíneas. Cuando encontré la franela no hice mas que esparcir todo el flotalíneas en el anteojo, dejando una pátina que no pude sacar en toda la mañana. en estos tiempos de ascensos riverplatenses, me asemejé mucho al “tano” Pasman con mi vocabulario, jeje!   
 
PeR: Un deseo personal?

WM: Desde chico sueño con la recuperación del Riachuelo, un monumento a la vergüenza nacional. Se que es casi un imposible, pero al menos se están dando algunos pasos positivos aunque insuficientes desde la ACUMAR. Ojalá, más allá del signo político de los gobiernos de turno, se entienda que el crecimiento industrial no puede darse a costa de matar un río. Faltan políticas medioambientales de todo tipo, y deseo fervientemente que la naturaleza y su preservación también formen parte de las agendas políticas. Como porteño, deseo que la ciudad recupere una relación de afecto con nuestro río negado. Negado por un puerto, por un aeropuerto (que ahora tristemente será ampliado en lugar de removido), por la falta de muelles de acceso público y de espacios de contacto con el agua, no sólo para la pesca sino para la recreación. Creo que no se puede amar lo que no se conoce y el porteño no tiene la relación con el río que tiene por ejemplo el rosarino, el sampedrino o el montevideano. El río no es Puerto Madero. Es un verdadero pecado perderse el Río de la Plata, agredido como pocos y rendidor como ninguno. Luego, le robo dos postulados que he conversado oportunamente con el inolvidable Mel Krieger, quien sostenía que los grandes desafíos del futuro pasaban por la definitiva incoporación de la mujer a la pesca deportiva (creo que su sensibilidad será clave en muchos aspectos) y el descubrimiento de la posibilidades de pesca que nos da el mar, donde salvo excepciones, seguimos pescando siempre de modos tradicionales. Por último deseo no haberlos aburrido en esta charla!

WM: Te mando un fuerte abrazo!
Muchas gracias por permitirme viajar un poco por mi pasado, difundir mis labores actuales y tomar contacto con la gente de tu página, un ámbito en la web donde se desarrolla una tarea seria en pro de nuestro deporte.

PeR: Gracias Wilmar!!!

readers comments
  1. Jorge López Basavilbaso on julio 2nd, 2012 16:46

    Felicitaciones! Por todo, pero sobre todo por ser buena persona.

  2. Marcelo Balestra on julio 3rd, 2012 08:28

    Creo, con muchos años de leer sobre el lomo, que Wilmar junto con Víctor son las personas mas creibles y serias del periodismo de pesca. Felicitaciones por la elección del personaje.

  3. Jorge Oscar Virgilio on julio 3rd, 2012 15:43

    Una excelente elección, Wilmar, gran periodista y gran ser humano…abrazo grande desde Tandil.

  4. facundo on julio 3rd, 2012 16:46

    Felicitaciones Wilmar….es muy importante para los futuros pescadores las ganas que le pones y como cuidas la naturaleza…espero se te cumpla el deseo…abrazo

  5. Enrique on julio 3rd, 2012 19:08

    Que buen reportaje !!!! simplemente lo que pensé siempre de Wilmar un grande!!!y junto a otro capo Victor felicidades!!!

  6. Vicente Turriaga on julio 3rd, 2012 22:05

    Querido Wilmar, nos conocemos hace un largo tiempo y creo saber que tenes bien en claro cuanto te aprecio y como valoro tus conocimientos en el arte de la Pesca Deportiva, por otra parte, compartimos los mismos interes en lo que hace a la Pesca Deportiva.

    Una vez un fuerte abrazo

  7. GUSTAVO on julio 4th, 2012 10:37

    BIEN MERECIDO LO TENES WILLY, COMO AMIGO, COMO PESCADOR Y COMO PERIODISTA. ME ALEGRO MUCHO Y VAMOS WILLY TODAVIA!!

  8. Wilmar Merino on julio 4th, 2012 22:30

    Estimados amigos, gracias por sus palabras. Son todos muy gentiles. Muy estimulantes respuestas.

  9. Carlos Leguizamón on julio 6th, 2012 01:14

    Muy buena nota! Graciosas anécdotas y sabias palabras, que nos visite y enseñe! Saludos.

  10. Carlos Madia on julio 19th, 2012 11:47

    Un groso Wilmar, no solo x su habilidad en la pesca sino por su credibilidad también !

  11. Dina on diciembre 28th, 2018 06:55

    Tuve la oportunidad de conocerlo y saber de su pasión por la pesca y el cuidado del río. Un verdadero MAESTRO que ve más allá del deporte. Un verdadero placer leer esta entrevista. Saludos al equipo de Pescadores en la red y al protagonista de la nota Wilmar Merino




1.807 views