LA ESTRATEGIA EN LA PESCA CON MOSCA thumbnail

LA ESTRATEGIA EN LA PESCA CON MOSCA

  ·   Ir a comentarios

Un recurso que es poco utilizado al pescar en nuestros ambientes.

POR EL PROF. VÍCTOR HUGO LEIVA – Corresponsal en Los Antigüos (Prov. de Santa Cruz)

En el camino hacia la pesca con mosca la instrucción y las técnicas de atado son solo la llave para entrar al mágico mundo de las múltiples posibilidades, animarse a conocerlo, es un desafío interesante para el pescador, no solo basta con saber pescar y manejar la línea o confeccionar infinidad de patrones de moscas. La estrategia y la lectura de los ambientes pesqueros es una cuestión clave para poder disponer de mejores jornadas de pesca en nuestros ambientes.

El acercamiento a las aguas, la selección de la mosca y la presentación cuestiones claves en nuestra pesca

El acercamiento a nuestro objetivo de pesca

Antes de comenzar a pescar debemos tener presente que hay cuestiones centrales para mejorar nuestras chances de pesca, sobretodo en el río donde un mal paso nos dará como resultado un disturbio bajo el agua o en la corriente ahuyentando a las truchas que esperan por alimento.

El acercamiento fuera del cono de visibilidad acechando a la trucha nos permite mejorar las opciones de pesca. Una clave interesante es recordar que la trucha en el fondo puede ver de más lejos que la que está más arriba esto sucede por la acción de  la refracción de luz en la superficie del agua. Además de ello es clave el posicionamiento de las truchas en el río ya que todas están corriente arriba esto hace que tengamos muy en cuenta nuestra aproximación desde atrás hacia adelante. Por supuesto que esto rompe con las técnicas de deriva río abajo o  de pesca con la técnica del hacht. Pero son cuestiones que se tienen en cuenta igual porque gracias a la estructura del río existen rocas, árboles, juntas, donde las mejores truchas nos esperan refugiadas y es en esos sitios donde debemos esforzarnos para buscar nuestra mejor estrategia de pesca.

Piense la posición primero antes de que usted intente un tiro muy difícil a una trucha, ya que se puede aproximar tendiendo las precauciones necesarias para poder cercarnos al objetivo de pesca. Las técnicas de distribución de la pesca y nuestra estrategia marcaran  una diferencia importante en nuestra efectividad.

¡Tomemos un tiempo para ver a nuestro entorno!

Tomémonos un tiempo para ver y conocer nuestro entorno de pesca. El medio nos dará muchas claves para mejorar nuestras jornadas. Como por ejemplo los insectos que habitan, la posición de las truchas, los nidos de desove, etc.
Aunque la teoría nos muestre un camino bien diferenciado de pesca río arriba, hay ambientes que rompen la regla siendo tremendamente efectivos pescándolos río abajo esa es la magia del mundo de la pesca con mosca, cuando creemos que lo sabemos todo y lo ponemos en práctica nos damos cuenta de que nuestra estrategia se nos hace poca, es el ir y vuelta de la comunicación con el medio natural. Atreverse a tenerla es muy acertado a la hora de pescar.

¿Qué mosca es la adecuada?

La importancia relativa de las características de la mosca en su selección dentro de nuestra caja, debería pasar por esta estrategia, la misma puede ser: el tamaño, la forma, el color, y la acción. Históricamente se ha catalogado las primeras tres opciones pero se podría incursionar en anexar la acción de nuestra mosca en el campo ósea la magia de poder darle vida en la corriente o en el agua quieta con nuestras manos en la línea.

Seca o wet?

La trucha tiene un ciclo de vida diario con una demanda muy marcada de gasto energético y por ello realiza un equilibrio entre la alimentación y poco esfuerzo para conseguir alimento, esta relación hace que la misma espere que sus fuentes de alimentos estén en una parte particular de la columna de agua, y sabiendo donde es  la llave importante a la selección de mosca buena. Por supuesto que esta regla no se cumple en las aguas quietas o en los lagos donde la trucha tiene que recorrer los lechos y la zona para poder buscar el alimento.

Color de mosca

A principios de la primavera, el último otoño, y el invierno el entorno y los organismos tienden a buscar una tonalidad oscura para poder captar los rayos escasos del sol. Este mecanismo a tender a ser más oscuros, es un muy buen indicador para elegir el color; por supuesto que no es solo la clave sin también la lectura del agua y de las rocas nos dirán con más exactitud la respuesta que buscamos. Luego en épocas cálidas el entorno se vuelve colorido y es donde nosotros también debemos estar atentos para cambiar la estrategia.

La imitación contra la pesca de adulación

Las moscas secas puede ser imitaciones impresionistas o exactas, y su eficacia a menudo depende como sea de selectiva la trucha. Este hecho de selectividad no se da en todos los ambientes de pesca sino que es el resultado ocasionado por la disponibilidad de alimentos, condiciones meteorológicas y  a la presión de pesca. Por suerte estas condiciones todavía no pasan en nuestros ambientes del sur o noroeste santacruceño. Por esta razón los patrones de moscas son seleccionados por color de importancia en cuanto a la mayor cantidad de colores que haya en los insectos en el río o lago; en este caso vale la pena tener en cuenta el punto anterior para orientarnos mejor.

¡Alimentos en la corriente!

Piense en la «subsuperficie» para la trucha Al menos las dos terceras partes de su dieta están compuesto de fuentes subsuperficiales de alimentos. Incluso si usted prefiere la pesca con mosca seca, debe saber de igual manera que bajo la superficie existe un mundo variado y muy poco conocido por la mayoría de los pescadores, ya que viven ninfas, larvas y crustáceos; los mismos están disponibles bajo la superficie con la ayuda de la observación y la exploración usted puede ampliar el abanico de posibilidades en la selección de mosca.

La presentación

El “Drag” es el problema número uno en la mayor parte de presentaciones con todo tipo de moscas. En el momento de pescar pregúntese si esta haciendo las cosas bien.

Algunas pequeñas consideraciones con respecto al drag:

Un material ligero o más flexible  del tippet, alargando su líder y atando su mosca sobre con un nudo de lazo puede ayudar a reducir el drag. A veces nos podemos dar cuenta del drag si atamos una mosca más grande para verla en el agua y darnos cuenta de este movimiento de arrastre antinatural.
Mire el comportamiento de la trucha para determinar qué es lo que la moviliza a alimentarse, de modo que usted pueda poner la mosca sobre el agua y al hacerlo llegar imitar esta acción del insecto en el agua o bajo ella.

¿Cómo actuar ante los movimientos aparentes de la trucha alimentándose?

Ponga su mosca al menos 3-4 pies delante de donde usted vio los movimientos de la trucha en la última subida. Las corrientes difíciles que rápidamente crean el drag pueden requerir que usted lance cerca de la posición de la trucha y  se esfuerce al máximo para corregir la linea.

¡Las juntas!

La unión de dos corrientes o los abruptos desniveles de la estructura del río hace que se formen excelentes sitios donde pescar muy buenas truchas; en este tipo de sitios las truchas se ubican entre el agua lenta y rápida. Para ello deberá tener en cuanta una visión analítica del río identificando partes de pozones, correderas y por supuesto las juntas, una vez hecho el ejercicio de mirar será muy fácil identificar un nuevo sitio de pesca.

readers comments
  1. luciano Pezzoni on junio 4th, 2011 15:03

    Muy buena la nota y estas son las cosas que uno ya sabe de libro, pero muchas veces no las tenemos en cuenta a la hora de salir a pescar. Saludos

  2. Ivan on julio 11th, 2012 22:52

    Esta muy bien los consejos para un principiante como yo y me ha dado algunas ideas, ya que me ha costado mucho. Trabajo atrapar un par de truchas lla que es un poco difícil y desesperante, ya que como dice la lección que las truchas tienen una dieta muy diferente de alimentos. Pero en fin… nunca hay que rendirse, y a seguir pescando!!!




1.431 views