SEPTIEMBRE… NUNCA FALLA! thumbnail

SEPTIEMBRE… NUNCA FALLA!

  ·   Ir a comentarios

El pejerrey comenzó su retirada. El Río de la Plata atesora en esta época grandes ejemplares que brindan emocionantes jornadas a los pescadores deportivos. Los invitamos a leer un relato de un relevamiento llevado a cabo en Playa Honda con muy buenas capturas.

POR LEO CARDELLA (Corresponsal en el delta y Río de la Plata)

Domingo 5 de septiembre, después una sudestada interminable con alerta meteorológico, el pronóstico daba vientos leves del oeste rotando a moderados del cuadrante este con cielo despejado. Con estos datos y sabiendo que el agua ya está en la temperatura ideal para esta pesca (12 Cº),  fuimos en busca de los grandes pejerreyes que siempre aparecen sobre el final de la temporada en el Río de la Plata.

Partimos desde la guardería Capricornio bien temprano; a las 7 AM ya estábamos navegando con mis amigos Pablo, Claudio y Miguel. Remontamos el Canal Gobernador Arias y luego el Paraná del las Palmas hasta su desembocadura en el Rí de la Plata.

Después de aproximadamente 1, 40 hs. de navegación realizamos los primeros intentos cerca del viejo y conocido way-point del buque a pique Ministro Di Tomasso, en plena Playa Honda. Enseguida comenzamos el ritual de la preparación: ceba, ancla de capa, carnada y a garetear!

Pronto comenzamos a tener algo de actividad mientras Claudio calentaba el agua para los mates. El primero en bajar las líneas tuvo respuesta. Apenas las boyas tocaron el agua, capturamos un lindo pejerrey de 40 cm. como para arrancar  la mañana.

Lo que llamó mi atención fue con la voracidad con la que estaban tomando y la franqueza en que se manifestaban los piques,  ya que en jornadas anteriores, apenas tocaban el cebo.

Analizando el tema más en detalle me di cuenta que ya casi no se ven pescaditos muertos o moribundos como ocurría hace unos días, y al abrir algunos pejerreyes, para mi sorpresa vi como algunos tenían en su estómago bagres. Sí, bagrecitos enteros en sus panzas, esto podría explicar porque había tan poco pique durante julio y agosto, además de las sendas heladas que cayeron sobre Buenos Aires.

La jornada se mostró excelente. Durante todo el día, en pocos momentos mermaba el pique y de inmediato aparecían ráfagas en las que sacábamos hasta «dobletes» de pejerrey. El tamaño fue muy parejo, la mayoría entre 38 y 48 cm. con algunas excepciones  de 52, todos muy gordos y vigorosos, lo que hacía que cada clavada sea majestuosa.  

Después del mediodía el viento rotó al Este y poco a poco el río se fue «picando» al punto de casi no poder permanecer pescando. Así que por decisión unánime emprendimos la retirada cerca de las 16 hs. después de haber pasado un estupendo día de pesca, con la satisfacción de haber logrado pescar al “Gran Paraná” y haber disfrutado una muy buena jornada entre amigos.

Ya en tierra realizamos el recuento. En total obtuvimos 73 piezas, de las cuales 16 superaron el kilogramo de peso.

SERVICIOS:

«Leo» Cardella – Guía de pesca en el Delta y Río de la Plata

Consultas y reservas: 15-5127-3546

………………………………………….

readers comments




815 views